Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ C√≥mo era conocida la enfermedad de los piratas

Cómo era conocida la enfermedad de los piratas

Escorbuto, ?la patología de los piratas? РFundación Aquae.

Lo que ¬ęno ha podido¬Ľ ser estuvo a puntito de ser viable. El La capital espa√Īola suprimi√≥ al Valencia en la serie de penaltis. Fue un partido en el que los preferidos no probaron superioridad mucho m√°s que unos momentos. Los valencianos se defend√≠an con orden y creaban contragolpes en los que deb√≠an marcar gol. Lo par√≥, de nuevo, Courtois, que efectu√≥ las paradas mucho m√°s sensacionales y definitivas. Es cierto que el portero valenciano asimismo efectu√≥ atajadas dignas, pero la mayor parte de ellas llegaron en tiros lejanos. El desaf√≠o Ancelotti-Gattuso lo gan√≥ √©l. Con un grupo claramente inferior, se aproxim√≥ mucho m√°s a la victoria. El Valencia, que en LaLiga mostr√≥ una cara de equipo sin personalidad, ni aptitud para ganar partidos aproximadamente definitivos, se reinvent√≥ frente al La capital de espa√Īa y justific√≥ su participaci√≥n en este torneo.

El Real La capital espa√Īola, tras estar feo por dado que en el √ļltimo partido se qued√≥ sin espa√Īoles, en esta ocasi√≥n, Anceloti, logr√≥ 2: Lucas V√°zquez y Nacho. El Valencia, que utiliza lo que puede, aline√≥ a 2 espa√Īoles, valencianos y de las categor√≠as base: Lato y Gay√°. Con un principio de partido tan singular, el seleccionador nacional, Luis de la Fuente, que estuvo en el √°rea para presenciar el desaf√≠o, no pod√≠a imaginar sus m√©todos que no fuesen Gay√°. Con muchos extranjeros en las listas, era natural que los nombres que brotaran fuesen extranjeros.

¬ŅDe qu√© forma era la cacha√ßa que tomaban los piratas?

El ron que tomaban los piratas se encontraba mucho más salobre de lo que pensábamos. Se conoce que los toneles en los que esos marineros transportaban la cachaça se llenaban con agua de mar una vez dentro para sostener la función de contrapeso. En el momento en que volvieron a tierra, volvieron a llenarse de aguardiente, pero esa cachaza quedó irremisiblemente empapada con la sal amontonada en el envase.

Entre los mucho más populares, que atacaba particularmente a los marineros, era el escorbuto. Se reconoció por vez primera en los siglos XV y XVI como una patología grave de los marineros en largos viajes por mar, puesto que no tenían ingreso a alimentos frescos como frutas y verduras.

“El miércoles 28 de noviembre navegamos por el Ajustado para ingresar en el enorme mar, al que llamamos en el instante Pacífico, y en el que navegamos por espacio de tres meses y veinte días, sin evaluar ni solo una alimento. La torta que comimos por el momento no era pan, sino más bien un polvo mezclado con vermes que había devorado su substancia, y que además de esto desprendía un hedor molesto pues se encontraba empapado de orina de rata. El agua que nos forzaron a tomar se encontraba igualmente podrida y hedionda. Para no morirnos de apetito, aun nos forzaron a comer trozos de piel de vaca con los que forrábamos el enorme patio 1 para eludir que la madera destrozara las cuerdas. Este cuero, siempre y en todo momento expuesto al agua, al sol y al viento, era tan duro que había que sumergirlo 4 o cinco días en el mar a fin de que se ablandara un tanto; para comerlo, rápidamente lo ponemos en la parrilla.

Frecuentemente todavía nos reducíamos a comer serrín, y hasta las ratas, tan repelentes para el hombre, se habían transformado en un alimento tan especial que se pagaba medio ducado por cada una.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *