Saltar al contenido
Inicio » Cómo frena el barco

Cómo frena el barco

Para «frenar», un barco solo tiene lo mismo que lo impulsa, que es la hélice (o hélices) virando hacia atrás (afirmemos hacia atrás). Por supuesto, esto ralentiza la nave, pero no es inmediato, ni muchísimo menos.

Una hélice giratoria asimismo puede accionar como freno. Las hélices comunmente hacen que los navíos y los aeroplanos se muevan. Pero asimismo tienen la posibilidad de achicar la agilidad y parar un barco o un avión mudando el paso de sus zapas o girándolos hacia atrás.

En el bote del dibujo 1, las zapas de la hélice están inclinadas para mover el agua hacia atrás y lograr que el bote avance.

Qué sucede en el momento en que un enorme barco no puede parar en puerto

Jesús García Redactor Jefe

El barco no puede parar en puerto: todos y cada uno de los cruceristas se sorprenden toda vez que entre los enormes cruceros en los que nos transportamos efectúa las maniobras suaves al atracar en un puerto. Por la suavidad de sus movimientos, no tenemos la posibilidad de ni imaginar las horas de entrenamiento primordiales y la dificultad que supone esta operación. El día de hoy poseemos un vídeo de lo que pasa en el momento en que un enorme barco no se detiene en el momento en que atraca en el puerto. Pese a ser cruceros mucho más pequeños que los normales, puede ofrecernos un concepto de las secuelas si lo imaginamos sobre los presentes navíos incluidos en las flotas de cruceros.

Siempre y en todo momento por la proa

A fin de que el máximo de arriba dé el resultado esperado, el viento debe pegar el barco por la proa. Aquí, la capacidad del conduzco y/o la tripulación entra en juego para girar el barco hacia el lado preciso. Fruto de este movimiento, se genera ese zigzag tan propio de los veleros que navegan contra el viento.

¿En algún momento has sentido de qué manera la tripulación de un velero se desplaza hacia un lado del barco? Siempre y cuando se navega contra el viento es requisito compensar el efecto de escora que se genera en el momento en que las fuerzas chocan en la quilla. La manera mucho más eficaz de conseguir o sea desplazarse por todos lados del velero para desplazar el centro de gravedad y eludir que el barco se escora en una dirección.

Correr la tormenta:

Si la tormenta es tan fuerte que el barco no puede soportar, deberá andar con la popa o la cola hacia el mar, lo que tiene por nombre correr la tormenta. Tiene por nombre “Correr” por el hecho de que las olas y el viento aceleran el bote. Es esencial recibir las olas mediante las aletas del barco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *