Saltar al contenido
InicioC贸mo se alimenta el Leviat谩n

C贸mo se alimenta el Leviat谩n

Con esta dentici贸n, el 芦Leviat谩n禄 era un depredador insaciable, y la hip贸tesis que sostienen los estudiosos es que se nutr铆a de ballenas barbadas o desdentadas (misticetos, como las ballenas jorobadas o las ballenas azules).

Leviat谩n como met谩fora

Seg煤n otros, la figura de Leviat谩n est谩 tomada de Sobek, el dios cocodrilo egipcio, se帽or de las aguas. El pensador ingl茅s Thomas Hobbes (1588-1679) dedic贸 su obra pol铆tica considerablemente m谩s conocida a la figura del Leviat谩n, redactada en 1651, donde se transform贸 en s铆mbolo del Estado desde un monstruo marino.

El caso espec铆fico del leviat谩n es muy especial. B谩sicamente, por el hecho de que no es solo la civilizaci贸n jud铆a o cristiana la que se refiere a esta bestia carn铆vora de los mares. Exactamente el mismo satanismo charla de 茅l y de otros muchos libros hist贸ricos como el Talmud. Unos datos que nos hacen cuestionar si verdaderamente existi贸. Y sucede que adem谩s de esto, pese a la raz贸n, y asimismo m谩s que nada de la ciencia, vamos a garantizar que no puede existir un monstruo marino con apariencia de pez que mida m煤ltiples decenas y decenas de metros y que adem谩s de esto coma humanos, la verdad es que estos libros, avalados por Varios historiadores dicen lo opuesto.

El origen del Leviat谩n

Para comprender el origen del Leviat谩n debemos ir al Viejo Testamento. All铆, en G茅nesis, se piensa que Dios logr贸 toda la creaci贸n, incluyendo los monstruos marinos. Una bestia que ten铆a forma de pez. Una manera supuestamente habitual de no serlo pues es verdad que med铆a mucho m谩s de 40 metros y ten铆a unas fauces que parec铆an genuinas grutas. Unas mand铆bulas que serv铆an para alimentarse de carne humana.

Dir铆ase que este gusto por la carne humana de Leviat谩n procede de la relaci贸n que ten铆a con Satan谩s. Es entonces en el momento en que Dios no duda ni un solo instante en castigarlo con el 煤nico fin de terminar con 茅l. Un hecho que podr铆a ser una historia de historia legendaria pero que, ya que logramos hallar contenidos escritos espec铆ficos en la Biblia, torna imposible que los fan谩ticos de la historia generalmente y de la criptozoolog铆a particularmente se lo tomen muy seriamente.

Microbioma es una de esas expresiones que suenan a jerga cient铆fica y cuyo concepto comienza a calar en la sociedad. Somos en buena medida una clase visual y lo que nuestros ojos se pierden es casi inexistente.

Ibon Cancio, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; I帽igo Azua P茅rez, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; Itxaso Artolozaga Bengoetxea, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; Jone Bilbao Antolin, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; Mar铆a Bego帽a Ayo Mill谩n, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; OIHANE DIAZ DE CERIO ARRUABARRENA, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; Paola Fucini, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea; Sergio Seoane Parra, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea, y Zuri帽e Ba帽a Garc铆a, Facultad del Pa铆s Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Los oc茅anos atrapan nuestra imaginaci贸n por medio de la tangibles, y nuestra imaginaci贸n se enfoca en querer las ballenas, los delfines y los peces payaso, temiendo a los tiburones blancos, las medusas y los fondos marinos profundos, mientras que todos defendemos un mar libre de pl谩sticos y petr贸leo. No obstante, el microbioma oce谩nico, la compilaci贸n de virus, bacterias, arqueas, hongos y protistas, incluyendo las microalgas, que cohabitan y compiten por el espacio y el alimento en distintas h谩bitats marinos, es un cosmos oculto que de todos modos forma mucho m谩s de 2 tercios de la biomasa oce谩nica en nuestros oc茅anos.

驴Por qu茅 raz贸n requerimos comprender 芦Leviat谩n禄?

Hay m煤ltiples causas por las que debemos entender mucho m谩s sobre Leviat谩n (y la Bestia Enorme).

Primero, si la criatura descendi贸 de una subespecie de dinosaurio, la Biblia recomienda que los humanos y los dinosaurios tienen la posibilidad de haberse bajo la influencia mutuamente. Si no, entendemos que, por lo menos hace una cantidad enorme de a帽os, los humanos se confrontaron a criaturas que quiz谩s no comprend铆an.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *