Saltar al contenido
Inicio » Cómo se llama el huracán del

Cómo se llama el huracán del

Huracán Danielle Huracán Danielle el 2 de septiembre de 2022. NHC. La tormenta tropical Danielle se ha robustecido para transformarse en el primer huracán de la temporada atlántica de 2022, ha dicho el viernes el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE. UU.

Nombres

Los ciclones, tifones o huracanes afectan extensas zonas del mundo y decenas y decenas de estados. Hay 11 entidades meteorológicas o centros de alarma de exactamente las mismas en países como USA, Australia, Novedosa Zelanda, Indonesia, India, El país nipón o Madagascar. Todos distribuyen la práctica de hoy de ponerles nombres propios, pero no en todos los casos fue de esta manera. A un meteorólogo australiano se le asigna la primicia por ofrecer de manera oficial un nombre personal a los huracanes a objetivos del siglo XIX, pero no se notificó en ese instante.

En USA, por servirnos de un ejemplo, los huracanes se nombraban por sus coordenadas geográficas: la latitud y longitud donde se producían. Esto le dio al rincón un nombre técnico y frío, que en ocasiones asimismo producía confusión. Si múltiples huracanes coincidieron al tiempo, se tienen que denominar con sus designaciones numéricas. Era bien difícil de recordar y poco práctico.

¿Qué es el ojo del huracán?

Esta es un área simétrica prácticamente circular en el centro de un fuerte ciclón tropical. En él se ve un cielo despejado, y en el eje de simetría, el viento es rápido. Puede medir de 8 a 200 km de diámetro, si bien la mayor parte acostumbra tener entre 30 y 60 km (Weatherford y Gray 1988).

Empleo metafórico del término

En 2005, el huracán Katrina provocó un nivel de destrucción y muerte que dejó una huella imborrable en los USA. En verdad, diríase que está entre los cinco mucho más letales de la historia del país, y que las secuelas económicas superaron a las de cualquier catástrofe natural que se hubiese vivido hasta el momento. Sin tener en cuenta la larga lista de registros que lo acompañan, hubo mucho más de 1.800 fallecidos entre los muertos por nuestro huracán y los que perdieron la vida en las crecidas de agua que prosiguieron.

Todo empezó el 23 de agosto en las Bahamas y avanzó por el sur de América del Norte, llevándose consigo ciertas vidas conforme se robustecía. Se conoce que puede subir de la categoría 1 a la 5, y que llegó a lo largo de días a múltiples zonas del país, como el Golfo de Florida, Texas y Luisiana, en especial en la localidad de Novedosa Orleans. Este último padeció una horrible inundación, gracias a un fallo imprevisto en sus diques, que no fueron diseñados pensando en un fenómeno natural de esta intensidad.

No en todas y cada una partes se le llama huracán, sino más bien ciclón tropical

Para comenzar, se debe tener claro que el nombre genérico de este género de fenómeno meteorológico es ciclón tropical.

Esto es, todo el fenómeno y su transformación (que va desde una perturbación tropical, una depresión tropical, una tormenta tropical e inclusive un huracán) se llama ciclón tropical, que destina «un sistema de bajas presiones formado sobre (25°S a 25°N) con actividad de tormentas cerca del centro de sus esclusas de viento y ciclones”, según el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico, que pertenece a la Oficina Nacional de Administración de los Océanos. Investigación Oceánica y Atmosférica (NOA).

Nomenclatura de huracanes

Los huracanes acostumbran a llamarse en la medida en que alcanzan la agilidad mínima del viento requerida para ser considerados como semejantes (119 km/h). Es común utilizar nombres recurrentes para ello.

Por otra parte, en dependencia de su intensidad, un ciclón tropical puede clasificarse como depresión tropical (menor intensidad), tormenta tropical (intensidad media) o huracán (mayor intensidad).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *