Saltar al contenido
InicioC贸mo se llama hoy la ciudad de Tiro

C贸mo se llama hoy la ciudad de Tiro

No existe duda sobre la localizaci贸n de Tiro, es en el sitio popular como Sur.

Isa 23:1 profec铆a sobre T, a煤llan, naves de Eze 26:3 Yo estoy contra ti, O T, y voy a traer Eze 28:2 di al pr铆ncipe de T: De esta manera dijo el Se帽or Amo 1 :9 a tres T errores, y por el cuarto Mat 11:21; Lucas diez:13 en T y .. se habr铆a hecho Act 12:20 Herodes .. enojado con los de T Act 21:3 navegamos a Siria, y llegamos a T

Tiro (Heb. Ts么r, 芦roca禄; fen. y ugar. Tsr; ac. Tsurru; egipcio. D3yr; Gramos. T煤ros). Esencial viejo puerto fenicio, situado a 37 km al sur de Sid贸n. La localidad se cre贸 inicialmente en el conjunto de naciones, y la isla adyacente en frente de la costa se us贸 solo para instalaciones portuarias. Su nombre hace aparici贸n como Ushu en inscripciones cuneiformes; los helenos lo llamaron Palaityros. Con frecuencia, la multitud de Tiro procuraba cobijo en la isla rocosa (de unas 57 debe de 谩rea) y, transcurrido el tiempo, se transform贸 en su 煤ltimo sitio de vivienda. Mapa VI, B-3. No se sabe el origen de Tiro. M谩s all谩 de que se la consideraba una localidad muy vieja (Is 23, 7), semeja que Sid贸n fue m谩s esencial en un comienzo, como se relata en los registros b铆blicos mucho m谩s viejos sin Tiro (Gn 12, 15; 49, 13). En el momento en que Her贸doto visit贸 (c 450 aC), los curas de Melcart le afirmaron que su localidad ten铆a 2300 a帽os, pero esto debe existir sido una tradici贸n sin fundamento. Hace aparici贸n por vez primera en los registros egipcios (los Contenidos escritos de Ejecuci贸n*) del siglo XIX a. C., y despu茅s en las Cartas de Amarna,* que revelan que su rey Abimilki era vasallo de Egipto, exactamente la misma todos y cada uno de los pr铆ncipes de Siria. y Palestina en el siglo XIV a. Poco despu茅s recobr贸 su independencia, pero entonces fue reconquistada por el fara贸n Seti I; pero Egipto volvi贸 a perderlo, quiz谩s a lo largo del reinado de Rams茅s II. Fue popular por los autores b铆blicos como una fortaleza desde los d铆as de Josu茅 y despu茅s (Josu茅 9:29; 2Sa 24:7). No fue asignado a ninguna tribu y jam谩s perteneci贸 a Israel. Hiram, el rey de Tiro, sostuvo relaciones amistosas con David y Salom贸n, ofreciendo a los dos reyes materiales de construcci贸n y mano de obra calificada para la construcci贸n de sus palacios y santuarios (2 Sam 5:11; 1 Reyes: 1-6; 9:diez- 14; 1 Cr贸nicas 14:1; 2 Cr贸nicas 2:3-16). Los marineros expertos de Tiro asimismo asistieron a Salom贸n en sus expediciones mar铆timas a Ofir y Tarsis (1 Reyes 9:26-28; diez:22). Estas relaciones amistosas siguieron, cuando menos por un tiempo, aun tras la divisi贸n del reino, como lo testimonia el matrimonio del pr铆ncipe Acab de Israel con Jezabel, una princesa de Tiro (16:31). En esos a帽os, ciertos colonos de Tiro crearon Cartago en la costa de T煤nez. Transcurrido un tiempo, esta localidad se volvi贸 tan vigorosa que se transform贸 en un serio contrincante de Roma y pr谩cticamente la super贸. 512. Mapa de Tiro y sus aleda帽os. 1166 Los mandatarios de Tiro, siendo pr铆ncipes mercaderes, no estaban apasionados 鈥嬧媏n la guerra (Is 23,8), comerciando con todos y cada uno de los pa铆ses de la cuenca del Mediterr谩neo y, despu茅s, con las naciones ubicadas al茅n de ese mar. Sus primordiales modelos eran las lonas te帽idas de p煤rpura, el vidrio y los elementos de metal, pero asimismo vend铆an esclavos (entre ellos Hebreos; Ez 27:13; Am 1:9; Jl. 3:5,6) y modelos de otros pa铆ses. Su riqueza despert贸 la envidia de las naciones fan谩ticos de la guerra y, de forma frecuente, se vieron envueltos en enfrentamientos que no deseaban. En el momento en que los asirios se dieron a conocer en Siria en el siglo IX a. C., los tirios se deshicieron de Ashurnasirpal II (884-859 a. C.) a trav茅s de el pago de tributos. Su hijo Salmanasar III (859-824 a. C.), Adad-nirari III (810-782 a. C.) y Tiglat-Pileser III (745-727 a. C.) reportan que asimismo han recibido tributo de Tiro. Seg煤n Josefo, Salmanasar V (727-722 a. C.), de quien a煤n no se han encontrado registros cuneiformes, tom贸 Tiro continental y siti贸 la localidad mar铆tima, sin poder tomarla. Senaquerib (705-681 a. C.), Esarhad贸n (681-669 a. C.) y Asurbanipal (669-627? a. C.) hicieron otros intentos de tomar la isla. Senaquerib y Ashurbanipal estaban satisfechos con la conquista de la regi贸n continental (=Ush没), pero Esar-hadon asever贸 haber tomado la isla (fig. 193). Otro enorme intento ocurri贸 en el momento en que Nabucodonosor siti贸 la localidad mar铆tima a lo largo de 13 a帽os sin poder someterla, si bien logr贸 tomar Tiro continental. Las premoniciones de Ezequiel mencionan a este asedio fallido (Ezequiel 26:1-14; 29:18). Al final se lleg贸 a un deber: Nabucodonosor dej贸 que Tiro sostuviera su reino y su estado semiindependiente bajo la supervisi贸n de un comisionado babil贸nico al cargo de ver que la localidad pagara tributo de manera regular (para acrecentar las arcas de Babilonia), y que el tributo fuera comprado con regularidad por el Localidad. .era proporcional a sus ganancias. Semeja que la localidad del conjunto de naciones no fue reconstruida ahora mismo, si bien la poblaci贸n construida en la isla continu贸 floreciendo a lo largo del periodo persa y supuestamente goz贸 de una enorme independencia. En el momento en que ella, segura de su aislamiento y de su car谩cter inexpugnable, no dese贸 someterse a Alejandro tras la guerra de Isos (333 a. C.), este la asedi贸. Edific贸 un terrapl茅n que iba del conjunto de naciones a la isla, para lo que emple贸 los escombros de la regi贸n vieja, cumpliendo de esta forma las premoniciones de Ezequiel (26:12). Siete meses tras llegar a Tiro, Alejandro lanz贸 un ataque mezclado anfibio y terrestre contra ella, a lo largo del como su ej茅rcito terrestre, continuando sobre el puente reci茅n construido, uni贸 fuerzas con las fuerzas mar铆timas, tal es as铆 que las islas fueron invadidas por todos y cada uno de los lados. La localidad fue tomada y destruida, sus nobles fallecieron y los pobladores sobrevivientes fueron vendidos como esclavos. Si bien la localidad se recobr贸 despu茅s, jam谩s mucho m谩s volvi贸 a lograr su vieja gloria. En 198 a.C. se incorpor贸 al reino de los sel茅ucidas, pero despu茅s goz贸 de determinada independencia, que fue reconocida en el momento en que Pompeyo tom贸 Siria en el siglo I a. Cristo visit贸 la zona de Tiro a lo largo de su ministerio en Galilea (Mateo 15:21-28; Marcos 7:24-31), y sus oyentes espor谩dicamente inclu铆an gente de Tiro (Marcos 3:8; Lucas 6:17). Hab铆a una iglesia cristiana en esa localidad en los d铆as de los ap贸stoles, que Pablo visit贸 en su sendero de regreso a Jerusal茅n de su tercer viaje misionero (Hechos 21:3-6). Los cruzados lo atraparon en 1124 d. C., pero los sarracenos lo perdieron en 1291 d. C., quienes lo destrozaron pr谩cticamente completamente. Desde ese momento, solo una peque帽a red social musulmana vive all铆 en compa帽铆a de unos pocos cristianos. Sus viviendas est谩n situadas en parte en el campo norte de la isla vieja y en parte sobre el terrapl茅n construido por Alejandro, el que, como consecuencia de la arena que se amontona a los dos lados, adquiri贸 un ancho de unos 800 m (fig. 512). El nombre de hoy de la regi贸n es Ts没r. Sus ruinas perceptibles datan de la temporada bizantina, pero las excavaciones descubrieron ruinas romanas y precedentes. Una parte de la costa oeste fu茅 desgastada por el mar, y se tienen la posibilidad de ver restos de inmuebles viejos bajo el agua, tal como muchas columnas y otros bloques de piedra. 1167 La peque帽a bah铆a pesquera que hay en la actualidad en ese rinc贸n (fig. 425), en el campo norte de la isla, se posiciona en el del sol del viejo muelle de Sid贸n. Del llamado malec贸n de Egipto, al sur, a煤n se tienen la posibilidad de ver ciertos malecones y accesos semisumergidos (fig. 513). V茅ase Etbal. Bib.: FJ-AJ viii.3.1; ii.44; ix.14.2; ANET 276b, 280b, 281b, 283a, 287b, 300b; 290a; FJ-AA i.21. 513. Restos de viejos pilares de muelle en la costa de Tiro.

Conquista una peque帽a isla, pero con estilo 鈥 El asedio de Tiro

Alejandro Magno decidi贸 que si la monta帽a no iba a Mahoma, Mahoma iba a la monta帽a; pero eso si, sin remojar, no? Conque, ni corto ni perezoso, orden贸 que la isla se uniera al conjunto de naciones, tal como de esta forma… tal como de esta manera, con una pareja. Sus ingenieros eligieron entonces hacer una acera, un dique hecho con piedras, madera y escombros extra铆dos de la regi贸n vieja.

El trabajo iba bien, pero con el incremento de la carretera comenzaron a tener inconvenientes. El fondo del mar se hundi贸 bruscamente mucho m谩s de 5 metros 鈥揙ye Alejandro鈥 芦GLUP禄, semeja que aqu铆 no poseemos pie 芦GLUP, GLUP禄-. Y para colmo, los tirios prosegu铆an lanzando proyectiles desde las murallas de la regi贸n; como es natural, no iban a quedarse de brazos cruzados mientras que los helenos se aproximaban. Como defensa, Alejandro Magno erigi贸 2 torres de madera en el final del puente para devolver el fuego y proseguir el asedio de Tiro.

Ubicaci贸n arqueol贸gico de Al Bass (脕mbito III)

Calzada romana

Es la atracci贸n mucho m谩s conocida de Tiro con el hip贸dromo de roma mucho m谩s grande y mejor preservado de todo el mundo. Asimismo hay una enorme necr贸polis, una calzada romana, un acueducto y un arco monumental. La mejor forma de llegar a esta regi贸n es tomar un taxi.

Fuentes

Warfare History Network / Ancient History Encyclopedia / La localidad de Tiro, L铆bano y su t贸mbolo semiartificial (Yaacov Nir) / Wikipedia

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *