Saltar al contenido
InicioC贸mo se llamaba el caballo de Col贸n

C贸mo se llamaba el caballo de Col贸n

El animal en cuesti贸n se llamaba Incitato y era el caballo preferido del emperador, quien sent铆a ver铆dica devoci贸n por 茅l.

Nombre del candelabro*. LQS. Noviembre 2019

Espa帽a se anega de publicidad por Hern谩n, una serie mexicano-de espa帽a -o al reves- sobre Hern谩n Cort茅s. No he visto ninguno de sus episodios, pero s铆 m煤ltiples tr谩ilers y decenas y decenas de fotogramas del rodaje o de nuestra serie, y en ning煤n lugar he visto perros. Quiz谩 esto no signifique nada, quiz谩 aparezcan en alg煤n cap铆tulo, en tal caso rectificar茅 de buena gana mi primer sentimiento: que, de nuevo, los perros son los enormes excluidos de la invasi贸n de las Indias. De ah铆 que, cualquier cr贸nica que no los integre y hasta los resalte es inherentemente una patra帽a.

EL PRIMER VIAJE A LAS INDIAS (RESUMEN DE LA RELACI脫N POR FRAY BARTOLOM脡 DE LAS CASAS)

Este es el primer viaje y las derrotas y ruta que efectu贸 el Almirante Crist贸bal Col贸n al conocer las Indias , dicho sumariamente, sin el pr贸logo que logr贸 a los Reyes, que va literalmente y empieza de este modo: In Nomine Domini Nostri Jesu Christi.

Pues, cristian铆simos y muy, muy altos y excelent铆simos y poderosos Pr铆ncipes, Rey y Reina de Espa帽a y de las islas del mar, Se帽ores, en este presente a帽o de 1492, una vez que Vuestras Altezas terminaron la guerra de los moriscos que han reinado en Europa y acabaron la guerra en la enorme localidad de Granada, donde este a帽o en un par de d铆as de enero, por la fuerza de las armas, vi ubicadas las banderas reales de Vuestras Altezas en las torres de la Alhambra, que es la fortaleza de aquella localidad, y vi al rey moro salir a las puertas de la regi贸n y besar las manos reales de Vuestras Altezas y del Pr铆ncipe mi Se帽or, y despu茅s en el presente mes, por la novedad que yo hab铆a dado a Vuestras Altezas de las tierras de la India y de un Pr铆ncipe llamado Enorme Perro (que significa Rey de Reyes en nuestra novela), cu谩ntas ocasiones 茅l y sus ancestros 鈥嬧媘andaron a Roma a soliciar m茅dicos en nuestra santa fe que le ense帽aran en 茅l, y que desvisto Nunca el Beato Padre lo hab铆a prove铆do y muchos pueblos se perdieron suponiendo en la idolatr铆a la u admitiendo sectas de perdici贸n, Altezas, como los cristianos cat贸licos y pr铆ncipes amadores de la santa fe cristiana y promotores de ella, y contrincantes de la secta de Mahoma y de todas y cada una de las idolatr铆as y herej铆as, reflexionaron mandarme a m铆, Crist贸bal Col贸n, a las estas fiestas de la India para poder ver a estos pr铆ncipes, y los pueblos y tierras y la predisposici贸n de ellos y todo, y la manera que se podr铆a tener para su conversi贸n a nuestra santa fe; y se me orden贸 que no fuese por tierra al Este, donde es pr谩ctica ir, sino m谩s bien por sendero al Oeste, que hasta hoy no entendemos con seguridad que haya pasado absolutamente nadie. De esta forma, tras haber expulsado a todos y cada uno de los jud铆os de sus reinos y se帽or铆os en exactamente el mismo mes de enero, Vuestras Altezas me ordenaron con un ej茅rcito bastante para proceder a estas unas partes de la India; y por ello me hicieron enormes favores y me ennoblecieron que a partir de ahora me llamar铆a Don, y ser铆a Almirante Mayor de la Mar Oc茅ano y Virrey y Gobernador perpetuo de todas y cada una de las islas y conjunto de naciones que descubr铆 y conquist茅, y desde este momento de ahora en adelante fueron descubiertos y conquistados en el Mar Oc茅ano, y de esta manera me sucedi贸 mi hijo mayor, y de esta forma de nivel en nivel para toda la vida. Y sal铆 de Granada a 12 d铆as de mayo del mismo a帽o de mil cuatrocientos noventa y 2, en s谩bado. Llegu茅 a la localidad de Palos, que es puerto de mar, donde arm茅 tres barcos muy recomendables para tal acto, y sal铆 de aquel puerto bien prove铆do de muchas provisiones y muchas personas de mar, a los tres d铆as del mes de agosto. dicho a帽o, un viernes, media hora antes de salir el sol, y part铆 para las Islas Canarias de Vuestras Altezas, que se encuentran en la esa Mar Oc茅ano, para tomar de all铆 mi rumbo y andar como llegu茅 a las Indias, y yo entregu茅 la embajada de Vuestras Altezas a esos Pr铆ncipes y tambi茅n hice lo que me fue mandado; y de ah铆 que pens茅 en redactar todo este viaje muy puntualmente en el d铆a a d铆a todo cuanto hac铆a y ve铆a y pasaba, como se va a ver mucho m谩s adelante. Asimismo, Se帽ores Pr铆ncipes, aparte de redactar cada noche lo que va a pasar a lo largo del d铆a, y lo que navegar谩 en la noche, pienso llevar a cabo una exclusiva carta de navegaci贸n, en la que voy a poner todos y cada uno de los mares y tierras del Oc茅ano. Mar en sus debidos sitios. , bajo tu viento, y mucho m谩s, compone un libro, y ponlo todo pintando, por latitud equinoccial y longitud oeste; Y m谩s que nada me da mucha satisfacci贸n olvidarme del sue帽o y tener muchas tentaciones de andar, pues de este modo se hace, que va a ser un enorme trabajo.

La boca

Su misi贸n primordial es agarrar, tomar la comida, partirla, masticarla y entremezclarla con la saliva que se genera 煤nicamente al masticar (no por el fragancia ni la visi贸n de la comida como le pasa a los humanos en el momento en que contamos apetito).

La producci贸n de saliva es primordial a fin de que los alimentos se lubriquen adecuadamente y se traguen sin contrariedad ni atragantamiento. Un caballo puede ocasionar de 5 a diez litros de saliva cada d铆a.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *