Saltar al contenido
Inicio » Cómo se llevan los marineros durante el día y la noche

Cómo se llevan los marineros durante el día y la noche

Los nautas de la Edad Media se guiaban por las estrellas en tanto que era mucho más simple y menos difícil, si bien asimismo por el sol pero era mucho más bien difícil pues su marcación al amanecer y al atardecer es incesante a lo largo de todo el año.

El papel de la agencia y la academia náutica

Puedes tener una escuela náutica para todos y cada uno de los trámites precisos para conseguir el título PER y demás trámites legales relacionados con la embarcación de recreo que tienes.

Y es conveniente inscribirse en una academia náutica para efectuar el curso de PER, presencial u en línea. Estos tutoriales te organizan para el examen teorético, te brindan navegación práctica y manejo de radio.

Los diez elementos indispensables para gozar de un fin de semana marítimo

1.- La primera cosa que tienes que tener en un barco es… agua bebible. No se extrañarán el uno al otro. La necesidad de litros de agua por persona al día es por norma general de 3,5 litros. sobre. La mayor parte van a ser para tomar de manera directa, el resto para infusiones, café, caldos, cocinar, etcétera. Los bidones de 5 litros que se venden en cualquier autoservicio son muy simples de guardar, conque para un fin de semana vamos a llevar 2 bidones de 5 litros por persona. A ciertos les parecerá mucha agua y es verdad que muchas personas no bebe esa proporción de agua cada día, pero te señalamos lo que verdaderamente es conveniente. Asimismo te vas a llevar el depósito de agua de la embarcación lleno (limpieza, aseo, ducha, etcétera.). Evidentemente, puede traer otras bebidas de su decisión, pero asegúrese de tomar agua.

2.- Ropa personal correcta, tanto para el calor para la lluvia y el viable frío. Existe ropa técnica muy amoldada a los deportes acuáticos que te deja caminar rápido pero con lo indispensable.

Unas partes de un barco:

Babor y estribor

Babor y estribor son ámbas partes mucho más complicadas del barco, y si bien hay otras definiciones que tienen la posibilidad de confundir al barco , son los mucho más empleados en películas, series o libros.

Anteriormente, ¿de qué manera hacían los marineros en el mar?

Los polinesios eran enormes nautas. Cientos y cientos de años antes que Cristóbal Colón iniciara su viaje por el Atlántico, los polinesios ahora habían cruzado el Pacífico con sus canoas de madera, abriendo distancias de una cantidad enorme de km entre las islas y el Triángulo Polinesio. Para orientarse, empleaban el sol, las estrellas, la luna, el viento y las corrientes. Asimismo hicieron mapas destacables con palos y conchas marinas.

Esta es una carta rebbelib llevada a cabo por los marshaleseses para andar el Océano Pacífico en canoa. https://t.co/6sQVUbYjBi pic.twitter.com/JSrWn0LIV8

EL PRIMER VIAJE A LAS INDIAS (RESUMEN DE LA RELACIÓN POR FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS)

Este es el primer viaje y las derrotas y el sendero que tomó el Almirante Cristóbal Colón al conocer las Indias, resumido, sin el prólogo que escribió a los Reyes, que va literalmente y empieza de este modo: In Nomine Domini Nostri Nostri Jesu Christi.

Pues, cristianísimos y muy, muy altos y excelentísimos y poderosos Príncipes, Rey y Reina de España y de las islas del mar, Señores, en este presente año de 1492, una vez que Vuestras Altezas terminaron la guerra de los moriscos que han reinado en Europa y acabaron la guerra en la enorme localidad de Granada, donde este año en un par de días de enero, por la fuerza de las armas, vi ubicadas las banderas reales de Vuestras Altezas en las torres de la Alhambra, que es la fortaleza de aquella localidad, y vi al rey moro salir a las puertas de la región y besar las manos reales de Vuestras Altezas y del Príncipe mi Señor, y después en el presente mes, por la novedad que yo había dado a Vuestras Altezas de las tierras de la India y de un Príncipe llamado Enorme Perro (que significa Rey de Reyes en nuestra novela), cuántas ocasiones él y sus ancestros ​​mandaron a Roma a soliciar médicos en nuestra santa fe que le enseñaran en él, y que desvisto Nunca el Beato Padre lo había proveído y muchos pueblos se perdieron suponiendo en la idolatría la u admitiendo sectas de perdición, Altezas, como los cristianos católicos y príncipes amadores de la santa fe cristiana y promotores de ella, y contrincantes de la secta de Mahoma y de todas y cada una de las idolatrías y herejías, reflexionaron mandarme a mí, Cristóbal Colón, a las estas fiestas de la India para poder ver a estos príncipes, y los pueblos y tierras y la predisposición de ellos y todo, y la manera que se podría tener para su conversión a nuestra santa fe; y se me ordenó que no fuese por tierra al Este, donde es práctica ir, sino más bien por sendero al Oeste, que hasta hoy no entendemos con seguridad que haya pasado absolutamente nadie. De este modo, tras haber expulsado a todos y cada uno de los judíos de sus reinos y señoríos en exactamente el mismo mes de enero, Vuestras Altezas me ordenaron con un ejército bastante para proceder a estas unas partes de la India; y por ello me hicieron enormes favores y me ennoblecieron que a partir de ahora me llamaría Don, y sería Almirante Mayor de la Mar Océano y Virrey y Gobernador perpetuo de todas y cada una de las islas y conjunto de naciones que descubrí y conquisté, y desde este momento de ahora en adelante fueron descubiertos y conquistados en el Mar Océano, y de esta manera me sucedió mi hijo mayor, y de esta forma de nivel en nivel para toda la vida. Y salí de Granada a 12 días de mayo del mismo año de mil cuatrocientos noventa y 2, en sábado. Llegué a la localidad de Palos, que es puerto de mar, donde armé tres barcos muy recomendables para tal acto, y salí de aquel puerto bien proveído de muchas provisiones y muchas personas de mar, a los tres días del mes de agosto. dicho año, un viernes, media hora antes de salir el sol, y partí para las Islas Canarias de Vuestras Altezas, que se encuentran en la esa Mar Océano, para tomar de allí mi rumbo y andar como llegué a las Indias, y yo entregué la embajada de Vuestras Altezas a esos Príncipes y también hice lo que me fue mandado; y de ahí que pensé en redactar todo este viaje muy puntualmente en el día a día todo cuanto hacía y veía y pasaba, como se va a ver mucho más adelante. Además de esto, Señores Príncipes, aparte de redactar cada noche lo que va a pasar a lo largo del día y lo que navegará a lo largo de la noche, pienso llevar a cabo una exclusiva carta de navegación, en la que colocaré todos y cada uno de los mares y tierras del Océano. Mar en sus sitios apropiados, bajo su viento, y mucho más, crear un libro, y detectar todo pintando, por latitud equinoccial y longitud oeste; Y más que nada me da mucha satisfacción olvidarme del sueño y tener muchas tentaciones de andar, por el hecho de que de esta forma se hace, que va a ser un enorme trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *