Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cu√°l es el animal que no envejece

Cu√°l es el animal que no envejece

En la situacion de los r√©ptiles y anfibios, su promesa de vida media es mayor a la aguardada para su tama√Īo, en comparaci√≥n con los animales de sangre ardiente o endot√©rmicos. Por este motivo, se cree que ‘no avejentan’, o cuando menos que el desarrollo de envejecimiento es lent√≠simo y tiene escasas consecuencias f√≠sicas.

La rata topo desviste semeja una salchicha, vive bajo tierra y por naturaleza no puede envejecer. Los gerontólogos de todo el planeta piensan que este interesante animal podría ser la clave a fin de que la raza humana afirme adiós a la vejez.

Este roedor es con la capacidad de vivir hasta 30 a√Īos. La diferencia de longevidad entre la rata topo y otros roedores de su tama√Īo, como los ratones, es exactamente la misma entre los humanos modernos y los profetas del Viejo Testamento que, seg√ļn la Biblia, vivieron entre 900 y 1.000 a√Īos, ense√Īa en un Item popmech.

Ensayo con cinco colonias

En la Facultad de Cambridge, el equipo de Smith sostuvo cinco colonias de unas 160 ratas topo desvistes en una habitaci√≥n calentada a unos 30 ¬įC con un 60 % de humedad. He tenido animales en Cambridge a lo largo de diez a√Īos y jam√°s he visto a un animal fallecer de muerte natural, explic√≥ Smith.

Las ri√Īas entre ratas topo desvistes tienden a ser la mayor causa de muerte en cautiverio, ha dicho. Su modo de vida guardado incrementa sus opciones de supervivencia y resguarda a la colonia del fr√≠o, la lluvia y el tiempo radical.

Animales que ‘no avejentan’

GETTY IMAGES

Los seres vivos est√°n formados por c√©lulas, que se estropean transcurrido el tiempo. El envejecimiento supone este desarrollo, que lleva a un desempe√Īo deficiente de las funcionalidades f√≠sicas primordiales para la supervivencia y la reproducci√≥n. En la situacion de los r√©ptiles y anfibios, su promesa de vida es mayor a la aguardada para su tama√Īo, en comparaci√≥n con los animales de sangre ardiente o endot√©rmicos.

No solo genética

Ahora vimos que la gen√©tica por s√≠ misma no ense√Īa el desarrollo de envejecimiento de las especies. Asimismo tenemos la posibilidad de comprender que el envejecimiento se genera pese a la selecci√≥n natural. Pero entonces, ¬Ņpor qu√© raz√≥n avejentan los animales? La teor√≠a que probablemente ense√Īa esto de forma mucho m√°s exitosa es la llamada teor√≠a del soma desechable. Las c√©lulas reproductivas de los animales, las encargadas de trasmitir la informaci√≥n gen√©tica de generaci√≥n en generaci√≥n, forman el llamado estirpe germinal o germen. Por otra parte, el resto c√©lulas forman la llamada l√≠nea o suma som√°tica. Seg√ļn esta teor√≠a, la l√≠nea germinal se llamar√≠a inmortal, siendo transmitida de una generaci√≥n a otra. El soma, en cambio, ser√≠a un grupo de c√©lulas tirables, diferentes en todos y cada generaci√≥n y tambi√©n sujeto, y que est√° al servicio de perpetuar la l√≠nea germinal.

Y sucede que la vida de un animal necesita la realizaci√≥n de m√ļltiples tareas, como el avance corporal, la nutrici√≥n y el cuidado del soma. El inconveniente es que hay elementos limitados, con apariencia de energ√≠a limitada, para hacer estas tareas. En forma de ejemplo, tenemos la posibilidad de imaginar que para una gacela que escapa de un le√≥n, lo mucho m√°s eficiente es concentrar su energ√≠a en correr lo mucho m√°s veloz viable, dejando la reparaci√≥n de las peque√Īas modificaciones que logren generarse en su organismo a cualquier nivel (molecular , celular, tejidos, √≥rganos, etc√©tera.) a otro instante mucho m√°s correspondiente. De la misma forma, si la mayor parte de los ratones mueren antes de su primer a√Īo de vida, en la mayor√≠a de los casos no emplean mucha energ√≠a para sostener sus cuerpos en estupendas condiciones al√©n del primer a√Īo. Invertir√°n esta energ√≠a que podr√≠an usar en el cuidado en otras tareas vitales como la nutrici√≥n y la reproducci√≥n. Un caso de muestra radical de una suma desechable es el salm√≥n del Pac√≠fico. Estos animales viven en las aguas del Oc√©ano Pac√≠fico hasta el momento en que llega el instante de reproducirse. En ese instante, y guiados por un instinto cuyo mecanismo no conocemos, vuelven al r√≠o donde nacieron. Tal es el ah√≠nco que deben efectuar para remontar contra la corriente, que mueren justo despu√©s de fecundar los huevos. Una vez cumplida su funci√≥n reproductiva, el soma es desechado a favor de novedosas generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *