Saltar al contenido
Inicio » Cuál fue el barco pirata más temido

Cuál fue el barco pirata más temido

Nuestra inclinación a exaltar las aventuras de los piratas va bastante alén de nuestra afición por Johnny Depp y la película Piratas del Caribe, pero la historia charla de una situación bastante menos romántica. Como un ejemplo, tomemos la narración de entre los piratas mucho más conocidos de la vida real, Edward Teach, mucho más popular como Barbanegra, quien gozó de un reinado de terror en mar adentro a lo largo del siglo XVII y cometió varios de los crímenes mucho más despreciables, todos en nombre del honor pirata.

Capitán Kidd

William Kidd asimismo fue un corsario inglés; no obstante, se pasó un tanto del límite. Contratado para saquear navíos franceses, Kidd empezó a saquear y eliminar navíos que no estaban según la armada británica. Conque no pasó un buen tiempo antes que lo arrestaran.

Fue juzgado y ejecutado por el Gobierno pero, según la historia de historia legendaria, el capitán ocultó múltiples bienes. Todavía existen algunos entusiastas buscándolos.

La historia de historia legendaria del pirata Barbanegra

Solo percibir su nombre nos ofrece escalofríos y una mezcla que va entre el asco y la curiosidad. La industria cinematográfica nos ha traído en múltiples oportunidades las figuras de genuinos piratas, como Barbanegra en Piratas del Caribe, que anegó de terror y fechorías los mares del Atlántico, y además de esto hundió inmensidad de navíos y navíos mercantes.

Pero lo mucho más interesante de su biografía es que sus fechorías duraron solo un par de años, ¡solo un par de años! de 1716 a 1718, donde su estela negra y su especial carácter han quedado para toda la vida en el imaginario habitual y la tradición oral, para transformarlo en una figura que prosigue viva entre nosotros. Entonces deseamos entender quién era Barbanegra y de qué forma la verdad es mucho más extraña que la ficción.

Los piratas se dedicaban al hurto

Si bien atacaban navíos de todo género, sus presas acostumbraban a ser navíos mercantes pesados, cargados de todo género de riquezas, oro, plata, etcétera.

Para llegar a los navíos con mercancías, utilizaban botes y lanchas veloces. Como los piratas no llevaban mucho más recursos que el botín robado, solo precisaban un barco con la capacidad de transportar sus armas y recursos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *