Saltar al contenido
Inicio » Cuando un pez flota y no nada

Cuando un pez flota y no nada

Un pez que flota de costado tiende a ser síntoma de parásitos intestinales, si bien asimismo se puede advertir falta de apetito, apatía o zonas enrojecidas cerca de la cola, entre otros muchos síntomas.

Infección

Las infecciones son otra razón que puede estar tras los peces que nadan de lado. Los virus, las bacterias o los parásitos intestinales asimismo tienen la posibilidad de perjudicar la vejiga natatoria, tal como otras áreas. Las opciones de supervivencia son mínimas, pero en ciertos casos es viable volver a poner la salud de los peces. Para esto, el veterinario debe saber la causa precisa y prescribir un régimen para los peces enfermos y para todo el acuario.

La mejor forma de eludir algo de esta forma es ser incesante en la limpieza y cuidado de las condiciones de PH, temperatura y luz del acuario. Si un pez enfermo debe aislarse y ponerse en cuarentena a lo largo de 14 días tras la restauración. Solo con medidas estrictas va a haber opciones de socorrer a su pez.

Síntomas del trastorno de la vejiga natatoria

En ocasiones, el dueño de un pez puede meditar que un pez que flota anormalmente en el tanque ha muerto, pero de todos modos tiene síntomas de vejiga natatoria. Los peces que sufren este trastorno exhiben una pluralidad de síntomas que implican eminentemente la flotabilidad.

Si la vejiga natatoria se vacía, se va a hundir en el tanque. Si el pez traga bastante aire mientras que se nutre, puede lograr que el pez flote hasta la parte de arriba del tanque.

¿Qué es lo que significa ver un pez boca abajo?

Esencialmente, en el momento en que un pez está boca abajo quiere decir que tiene una patología, normalmente relacionada con la vejiga natatoria. O sea, al comienzo, un tanto serio. Si bien no debemos ponernos las manos en la cabeza. Comunmente, si contamos un animal de este modo, es requisito tratarlo de manera particular, tratando sanarlo en lo posible.

Hongos

Entre los más habituales es la saprolegnia, que forma parte al filo oomycota, la primordial clase de hongo patógeno que perjudica a los peces y cuya distribución es mundial. Se lleva a cabo en animales en condiciones de agobio o con el sistema inmunitario puesto en compromiso, causado por la baja calidad del agua, la alta consistencia de peces en el acuario o los restos de comida, que desarrollan nitritos y amoníaco tóxicos.

El primordial síntoma de esta patología es una cubierta algodonosa que cubre las aletas, cabeza y cola de los peces, puesto que este hongo perjudica a la epidermis. Se habla con verde malaquita, 2 gotas por galón de agua, en días alternos, a lo largo de una semana o diez días. Asimismo se puede llevar a cabo con diez gotas de cobre una vez a la semana. para accionar como antifúngico. Este hongo es mortal si no se habla a tiempo, pero con prevención y una correcta filtración del agua se puede eludir.

Presencia de parásitos gastrointestinales

Los peces tienen la posibilidad de padecer parásitos gastrointestinales (los más frecuentes son los del género Hexamita), lo que les provocará un cambio en sus hábitos de natación. Al padecer este inconveniente, el pez retrae su aleta, con lo que tenderá a nadar de lado en el transcurso de un tiempo. Con el régimen conveniente, volverá a su estado habitual.

Un caso mucho más grave que el previo debe ver con la existencia de una infección bacteriana. En un caso así, no solamente se va a ver perjudicado el movimiento de nado del pez, sino su historia peligrará si no se activa a tiempo. Si notas que el animal comienza a expandirse o a no comer, probablemente tenga una infección de esta clase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *