Saltar al contenido
Inicio » Cuántos nudos va un barco

Cuántos nudos va un barco

Un nudo equivale a una milla náutica por hora, que paralelamente equivale a 1.852 km por hora. Si tuviésemos que decir una agilidad media global de todos y cada uno de los navíos de crucero, la podríamos fijar entre 18 y 20 nudos. Hay navíos que tienen la posibilidad de llegar a los 30 nudos, como el Queen Mary 2.

En los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial muchas navieras competían por atravesar el Océano Atlántico en el menor plazo posible y esta disputa requería indudablemente tener un barco digno de la competición.

En 1952, los honores de esta competición recayó en el SS USA, que aún muestra el récord de la travesía transatlántica mucho más rápida de la historia en su viaje inaugural.

Nudos náuticos, equivalencias y agilidad del viento

El nudo es una unidad usada para medir la agilidad tanto en navegación marítima como aérea. Y como señalábamos, equivale a una milla náutica por hora. Además de esto, se emplea en meteorología para deducir la agilidad del viento.

Normalmente, en la navegación, la agilidad del viento asimismo se mide en nudos, usando la escala de Beaufort. Esta escala asocia 12 grados de intensidad ascendiente que describen el viento dependiendo del estado del mar. No obstante, esta clasificación no es totalmente precisa, en tanto que cambia según las especificaciones de las aguas donde actúa el viento. Con la llegada de los anemómetros mucho más modernos, a cada escenario de la escala se le asignó su rango de agilidad pertinente.

¿Cuál es la agilidad máxima de un velero?

Entre las cuestiones mucho más usuales en el momento en que alguien visita una embarcación por vez primera o comienza las prácticas para conseguir un título náutico es “¿y cuál es la agilidad de esta embarcación?”. Saber la agilidad máxima de un barco pertence a las primeras intranquilidades.

Comunmente al decir la agilidad en nudos producimos alguna indecisión. Gradualmente, esta indecisión se marcha disipando conforme avanzamos en la conversión a entidades de agilidad más habituales para todos los que no están familiarizados con el planeta náutico. Pero la mayoria de las veces aparece una exclusiva duda, que tiende a ser “¿y si ponemos un motor mucho más fuerte?”. “Ya que da igual”, respondimos provocando de esta manera incredulidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *