Saltar al contenido
Inicio » Cuántos pescados tenía Jesús

Cuántos pescados tenía Jesús

6. -Enseña exactamente en qué consistía el milagro. Los 5 panes y los 2 peces se multiplicaron en el momento en que fueron delegados y hubo bastante comida para todos.

Domingo, 25 de julio de 2021 XVII Domingo del Tiempo Ordinario: Evangelio según San Juan 6, 1-15

“Entonces Jesús pasó del otro lado del lago de Galilea, cerca de Tiberíades . Lo proseguía una enorme multitud gracias a las señales prodigiosas que le veían realizar en los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus acólitos. Se aproximaba la Pascua, la celebración de los judíos. Entonces Jesús levantó los ojos y, al notar la enorme multitud que venía hacia él, ha dicho a Felipe: «¿Dónde tenemos la posibilidad de obtener pan a fin de que coman estas personas?» Le solicitaba que lo probase por el hecho de que sabía realmente bien lo que iba a realizar. Felipe respondió: «Doscientas monedas de plata no alcanzarían para ofrecerle una moneda a cada uno de ellos». Otro acólito, Andrés, hermano de Simón Pedro, ha dicho: “Aquí está un jóven que tiene cinco panes de cebada y 2 pescados. Pero, ¿qué es para tanta gente? Jesús les ha dicho: «Haced que la multitud se siente». Había mucha yerba en aquel rincón, y los hombres se sentaron en número de cinco mil. Entonces Jesús tomó los panes, dio gracias y los repartió entre aquéllos que estaban sentados. Logró lo mismo con el pescado y todos consiguieron lo que deseaban. En el momento en que estuvieron satisfechos, Jesús les ha dicho a sus acólitos: «Recojan los trozos que sobraron a fin de que nada se pierda». Los recogieron y llenaron 12 canastas con los trozos que no se habían comido: eran los restos de los cinco panes de cebada. Al notar esta señal que Jesús había hecho, los hombres afirmaron: «Este es realmente el Profeta que debía nacer». Jesús se percató de que lo llevarían por fuerza para proclamarlo rey, y nuevamente escapó solo al monte.

I – La compasión del Hombre de Dios

En el momento en que hablamos a atributos divinos acostumbramos a usar un lenguaje con el que “humanizamos” la iniciativa de Dios, con el objetivo de hacer más simple nuestra entendimiento. De ahí que es común presentarlo como manifestando su furia o clemencia, en el momento en que de todos modos no solo tiene las virtudes, sino es todas ellas. De esta forma, Dios no es solo el bien, sino más bien la Amabilidad y, consecutivamente, la esencia de todas y cada una de las virtudes. En este sentido, para entender que Dios es Amabilidad, no basta una noción teorética, es esencial que experimentemos su acción en nuestra alma, como nos recomienda el salmista: «Gustate et videte quoniam suavis est Dominus – Gustad y ved qué bueno». el Señor es” (Salmo 33:9). Como observaremos, el Evangelio y el resto lecturas del decimoctavo domingo del tiempo ordinario organizan a los leales a abrirse a la contemplación de esa Amabilidad sin limites que es Dios.

En aquel tiempo, el día 13, en el momento en que Jesús se enteró, salió de allí en una barca, solo, a un espacio desierto.

La primera multiplicación

La primera multiplicación de los panes y los peces es el único milagro de Jesús contado en los 4 Evangelios. El Señor lo logró por los galileos de la zona (Mt 14,13-21; Mc 6,30-44; Lc 9,diez-17 y Jn 6,1-15).

Volvemos a la versión de Juan, acólito de Jesús que, aparte de ser el único pescador evangelista de profesión (Mt 4,21; Mc 1,19; Lc 5,diez), muy probablemente estuvo que se encuentra en el milagro: “Tras esto Jesús salió a la otra sección del Mar de Galilea (o Tiberíades). Muchas personas lo prosiguió por el hecho de que habían visto las señales que hacía con los enfermos. Entonces Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus acólitos. Se aproximaba la Pascua, la celebración de los judíos. Entonces Jesús levantó los ojos y, observando que venía muchas personas, ha dicho a Felipe: ‘¿Con qué adquiriremos pan a fin de que lo coman?’ Dije eso para probarlo, pues sabía precisamente lo que iba a llevar a cabo. Felipe respondió: «Doscientos denarios de pan no bastan a fin de que cada uno de ellos tome un pedazo».

El fundamento tras dar de comer a los 5,000

Los 4 escritores de los evangelios registran el milagro de los panes y los peces en el momento en que Jesús nutre a 5,000. En el capítulo 6 del evangelio de Marcos, afirma que Jesús se compadeció al ver a la multitud. Afirma que eran como ovejas sin pastor. Fue por esta compasión que Él empezó a obrar este milagro.

Equipara Su fundamento con las causas de los acólitos. Deseaban que Jesús los despidiese. ¡Inconveniente resuelto! Fuera de la visión, fuera de la cabeza.

El Hombre Jesús se agrada orando a Dios

En ese instante, 13a, en el momento en que se percató de que Jesús salía de allí en barca, solo, a un espacio desierto.

Tras la desaparición del Precursor, Jesús se dirigió a una región ubicada fuera de la jurisdicción de Herodes —quien empezó a sentirse incómodo con sus acciones y podía llegar a perseguirlo asimismo a él (cf. Mt 14, 1-2; Mc 6, 14-16; Lc 9, 7-9), pero no pues le temieran, sino más bien pues «todavía no había llegado su hora» (Jn 7, 30). De la misma forma, le movía el deseo de reunirse con sus discípulos para pasar unas horas de oración, tras haber cumplido la primera misión evangelizadora que les había encomendado (cf. Mc 6, 7, 30-32). Respecto a los Apóstoles, se enseña la conveniencia o aun la necesidad de un retiro tras un periodo de intensa actividad. Pero con relación al divino Redentor llama la atención esta resolución, por el hecho de que Él es Dios. ¿Quizás iba a rezarse a sí mismo? ¿Precisaba dedicar una parte de su tiempo a la oración? Sí, por el hecho de que él asimismo es un hombre. Y Jesús, con su humana sabiduría, intención y sensibilidad, ora por sí solo con relación a Dios; en su humanidad se apoya en su divinidad. En esto hay un misterio que excede nuestros horizontes. De este modo, nos enseña el increíble valor de la oración para conseguir favores del Cielo, como, por servirnos de un ejemplo, ofrecer considerablemente más merced a esa multitud de gente a fin de que la entiendan mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *