Saltar al contenido
Inicio » Dónde están la niña la Pinta y Santa María

Dónde están la niña la Pinta y Santa María

Cais das Carabelas es un museo ubicado en Palos de la Frontera (Huelva). Tiene dentro visualizaciones de La Pequeña, La Pinta y La Santa María, que fueron construidas en 1992 para conmemorar el V Centenario del hallazgo de América.

Si deseas crear un barco, no comiences recogiendo madera, cortando tablas o repartiendo el trabajo. Primero, evoca en hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho (Antoine de Saint-Exupéry)

Diciembre de 1552, Zaragoza.

La Pinta

Si bien se estima que se edificó en Palos, no hay seguridad histórica sobre este apunte. La verdad es que su auténtico nombre no era «La Pinta», sino le pusieron el nombre de una figura religiosa como sus compañeros en el momento en que la abandonaron. En un inicio se creyó que el alias «La Pinta» se encontraba relacionado con el nombre de la familia a la que en teoría pertenecía: los Pintos, pero entonces se descubrió que jamás perteneció a esa familia y que su dueño era Cristóbal Quintero. El nombre podría realizar referencia a que el barco está pintado de vistosos colores y por este motivo recibió el sobrenombre de «la pintá», de donde se deriva «La Pinta».

La Santa María

Famosa como La Gallega por su origen, fue la responsable de transportar a Cristóbal Colón al conjunto de naciones americano. Con 23 metros de eslora, fue el mayor de los tres navíos y el único que no logró regresar a España, puesto que embarrancó el día de Navidad de 1492 y con su madera se edificó el «Fuerte Natal».

Otros productos relacionados:

¿A quién forma parte?

La Pequeña pertenecía a Juan Niño, que era el hijo mayor de Alfón Pérez Niño y por consiguiente una parte de una estirpe de expertos marineros.

Se estima que Vicente Yáñez Pinzón fue el capitán de la Pequeña a lo largo del primer viaje a América.

Peculiaridades estructurales de La Pequeña

Tenía unos 15 metros de largo, lo que señala que tenía que ver con una carabela de tamaño mediano. Los cirios no tenían arrecifes ni sistemas de cuerdas que asistirían a achicar el área de área en condiciones de viento fuerte. El utensilio que mantenía los mástiles se encontraba sujeto a los costados del barco. No tenía castillo de proa y el alcázar era bastante pequeño.

Se consiguió poca información sobre esta nave, se estima que no regresó del Nuevo Planeta. Tras los viajes de Cristóbal Colón, su nombre cambió y probablemente se transformó en un barco de transporte que navegaba en algún sitio de América del Sur. El destino de su tripulación asimismo fue malo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *