Saltar al contenido
Inicio » Dónde pescaban los discípulos de Jesús

Dónde pescaban los discípulos de Jesús

Los apóstoles pescaron en el mar de Tiberíades, o de Genesaret, o de Galilea, como desees llamarlo.

Jesús Resucitado todavía es el centro de atención estos domingos. Indudablemente, la convicción de que el Señor, a quien vieron humillado y crucificado, está vivo marcó no solo el desarrollo de la Iglesia primitiva, sino más bien asimismo el tiempo litúrgico en el que estamos. Este domingo, tras las primeras visualizaciones en Jerusalén, Juan nos muestra a Jesús con ciertos de sus acólitos, siete particularmente, a riberas del lago de Tiberíades.

La atrapa prodigiosa

REFERENCIAS

Carson, Paul (1995), “New Testament Contradictions,” The Secular Web, dirección de Internet: http://www.infidels. org/library/modern/paul_carlson/nt_contradictio ns.html.

McGarvey, J.W. (sin fecha), The Fourfold Gospel (Cincinnati, OH: Estándar).

Introducción

Nos encontramos familiarizados a leer interpretaciones de hechos y estos de Jesús en los Evangelios. Pero para un individuo que quiere a Jesús, puede quedarse corto. Precisa comprender mucho más, tal como quien quiere a sus progenitores desea ver sus fotografías de en el momento en que eran pequeños y saber todos y cada uno de los datos de su historia. Frecuentemente nos agradaría entender el ámbito donde vivió Jesús, sus prácticas y muchos datos que los evangelios solo esbozan o muestran como situaciones para argumentar lo que importa: promover la fe en Jesucristo en sus leyentes. Por consiguiente, vamos a abordar la escena evangélica desde un criterio diferente al frecuente; va a ser mucho más científica, esto es, sabiendo hechos comprobables, tanto por el Evangelio como por la narración histórica, así sea por datos de temporada, restos arqueológicos, sitios geográficos o datos biológicos.

El único evangelista que relata la primera atrapa prodigiosa de un pez es San Lucas (5, 1-11): “Una vez la multitud se reunió a su alrededor para oír la palabra de Dios, estando él al lado del lago de Genesaret , vio 2 barcas que estaban en la orilla; los pescadores, que habían desembarcado, estaban lavando sus redes. Subiendo a entre las barcas, que era de Simón, le solicitó que se alejara algo de tierra. Desde el barco, sentado, enseñé a la multitud.

No poseas temor; desde este momento vas a estar atrapando hombres

Cortesía de Sr. Amata CSFN

El verbo pescar (en heleno zōgreō) no tiene relación únicamente a “pescar”. Verdaderamente significa «atrapar en vez de matar».

Jesús en la pesca – Evangelizar a la multitud.

Jesús empieza a caminar cerca del «Mar de Galilea», se puede decir que por su tamaño es un lago en vez de un mar. En ese instante, Jesús no pierde un instante para proteger la capacitación de su conjunto de hombres, en el arte de ser pescadores de hombres. Jesús y los acólitos consiguen llegar a la orilla del Mar de Galilea temprano en la mañana y arrimarse a la localidad portuaria de Genesaret, al sureste de Capernaum.

Los lugareños asimismo se habían levantado temprano y asistían varios conjuntos de esa gente a obtener la pesca de la noche. Tenemos la posibilidad de ver que en ese instante no había refrigeradores y la multitud debía obtener comida todos y cada uno de los días. Jesús ve este suceso como una enorme ocasión para comenzar otra capacitación con lo que comienza una acción evangelizadora al aire libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *