Saltar al contenido
Inicio » Por qué Dios creó a Leviatán

Por qué Dios creó a Leviatán

El cristianismo usó la imagen del Leviatán para aludir al demonio y sus tentaciones, a los riesgos destructores del caos y la obscuridad. En los contenidos escritos religiosos, las imágenes de Leviatán y Satanás se sobreponen y se confunden. Leviatán asimismo se muestra como la bestia del anticristo.

Desde tiempos inmemoriales, los marineros que atravesaban los mares pensaban que en las profundidades de los mares había un enorme dragón con fachada de serpiente marina que tenía el poder de comer desaforadamente navíos enteros. Diríase que era popular bajo el nombre de Leviatán. Los orígenes de esta criatura están en las escrituras del Viejo Testamento, para ser mucho más concretos en el Génesis y el libro de Isaías. Según la historia, esta bestia apareció el quinto día de la Creación, desde el instante en que Dios dio vida a todas y cada una de las criaturas del mar. Según las opiniones, este dragón serpiente fue desarrollado con el único propósito de ser el responsable de gobernar el inmenso reino marino.

Leviatán en versículos bíblicos

Podemos encontrar múltiples versículos en la Biblia que se refieren a esta criatura, los que citamos ahora.

«Que la maldigan los que maldicen el día, los que se organizan para despertar a Leviatán.» (Job 3:8).

¿De qué forma afectó la historia de historia legendaria del Leviatán a las distintas etnias?

La existencia de monstruos marinos, deambulando por océanos y mares inexplorados, fue el sitio de nacimiento de incontables opiniones, ligadas a la presencia del Leviatán, por esas personas con fuertes vínculos con la navegación.

En el siglo XVI, un arzobispo sueco llamado Olaus Magnus aseveró haber visto la existencia de una serpiente negra de 60 metros de largo en los mares, que auguraba enormes catastrofes para la raza humana. Lo mismo sucedió en Noruega, en el momento en que en 1752 se han publicado las memorias de un misionero que describía la existencia de un alarmante monstruo en la costa de Groenlandia. La descripción descriptiva de este relato señala que una serpiente de enormes des, con una cabeza similar a la de un caballo, con poderosos ojos negros, surcó los mares del norte, retorciéndose tal y como si fuera una espiral enorme. Este monstruo, que fue reconocido con el Leviatán, tenía el pelo largo y blanco.

¿Leviatán en la Biblia es satanás?

Es imposible decir que Leviatán sea Satán, lo que se puede decir es que Leviatán representa y representa a Satán. Su maldad, enorme fuerza, poder y rebeldía contra todo, es representación de principados y potestades que actúan contra este planeta, Dios y los fieles.

Leviatán es representado en la Biblia como una fuerza maligna, un caso de muestra lo logramos hallar en el Salmo 74:14, donde Leviatán es una serpiente de muchas cabezas, a la que Dios sometió en el desarrollo de creación.

¿Esto verdaderamente existe?

Esta bestia se considera una parte de la mitología, hasta el momento en que en el 2008 en Perú, mucho más particularmente en el desierto Pisco-Inca, un curador de fósiles llamado Klaas Articulo, logró unos fósiles que después de ser estudiados y evaluados por estudiosos de múltiples museos de historia de París, Pisa, Lima y Bruselas y la Facultad de Utrecht lo asocian con un nuevo género de cachalote y le dan el nombre de «Leviathan melvillei», este nombre fue puesto por la palabra hebrea que se refiere al mítico monstruo del mares

De este fósil unicamente se halló el cráneo, que a propósito mide unos tres metros de largo. Al investigar su mandíbula y ciertos dientes, se concluyó que pertenecía a un enorme cachalote depredador, que habría medido precisamente 13 y 18 metros de largo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *