Saltar al contenido
Inicio » Por qué es buena la piratería

Por qué es buena la piratería

La piratería contribuye a que el contenido llegue a los usuarios. Si la película tiene una secuela y llega a todos y cada uno de los cines, incite a los usuarios a proceder a verla o obtener una suscripción en interfaces de transmisión para poder ver la novedosa temporada de esa serie. Tengamos en cuenta que no todos y cada uno de los productores son hackeados.

Recuerdo que en 2017 Barry Jenkins, directivo y escritor de guiones de la premiada “Moonlight”, publicó en su cuenta de Instagram una fotografía suya sonriendo con una copia ilegal de su obra con el pie de fotografía “Mamá hicimos me planteé la próxima pregunta: ¿por qué razón un directivo, que hizo un esfuerzo por efectuar su emprendimiento, estaría feliz de hallar una copia pirata de su cinta? Esto me dio otra pregunta: ¿tiene provecho la piratería?

Hace unos años, la industria del diversión ha luchado incontables ocasiones contra la piratería, unas ocasiones ganó la guerra contra la distribución de contenidos, pero otras fracasó, en tanto que hay demasiadas interfaces, páginas, elementos y métodos en internet que la hacen irrealizable terminar con ella en su integridad

La mano invisible de la piratería que impide que los costes se disparen

Este estudio, llamado “La ‘mano invisible’ de la piratería: un análisis económico de la cadena de suministro de recursos de información” fue realizado por estudiosos da University of Indiana, y desacredita el razonamiento de que mientras que menos vías tengan los individuos para entrar a la piratería, mucho más adquirirán legalmente.

Según su análisis, la piratería asistencia tanto al constructor como al distribuidor a limitar el valor del contenido. Si no tuviesen que combatir contra esa obscura rivalidad que es la piratería, los dos podrían poner el valor que les encantaría. Esto acerca el valor de las subscripciones a la interfaz de uso contínuo al perfecto económico.

No todo es cuestión de clickear

El inconveniente aquí es ya de qué manera concebimos los juegos para videoconsolas y otras maneras de diversión y artes. En el Perú no poseemos industria cinematográfica y bastante menos de juegos para videoconsolas o ilustradores 2D y tres dimensiones. Y como esto no es frecuente, todo el desarrollo que acarrea nos es extraño, desde la creación de un modelo tres dimensiones de un edificio (como en mi caso) hasta el complejo desarrollo de ofrecer vida y desarrollar un personaje de juego de plataformas. Por el hecho de que lo que pensamos se hace enseguida, que es solo “un click” y puffff… la PC lo realiza por nosotros.

No poseemos iniciativa de todo el ahínco y la inversión que supone un juego de plataformas. Que en lo que se refiere a costes está a la par de Hollywood, por poner un ejemplo, un título AAA cuesta cerca de $cien millones y un título «indie» como Hellblade: Senua’s Sacrifice cuesta cerca de $diez millones. Pero escogemos abonar 20 o 30 soles por una película que nos va a dar en torno a 2 horas de diversión que abonar 250 o 280 soles por un juego que nos va a dar múltiples horas de experiencia usable.

El interrogante es ¿por qué razón?

Nike, una compañía en todo el mundo, con ingreso a los más destacados abogados y aptitud para cabildear las leyes de un país, da brida suelta a la salazón ahora la compraventa de modelos no oficiales.

¿Por qué razón?

Por qué razón tolerar la piratería puede favorecer a usuarios, desarolladores y minoristas

El estudio en cuestión, «La ‘mano invisible’ de la piratería: un análisis económico de la cadena de suministro de modelos de información», es otro de esos extraños documentales cuyas conclusiones son contrarias a las de ciertos conjuntos de la industria y sucesos de derechos. Fue anunciado en el MIS Quarterly Journal y, si bien es de pago, TorrentFreak nos comenta los mucho más atrayentes.

Según su análisis, La piratería limita el poder de fijación de costos de los programadores y minoristas. Esto disminuye el encontronazo de la doble marginación, un fenómeno en el que múltiples compañías de exactamente la misma industria que tienen poder de mercado pero en niveles diferentes verticales aplican sus márgenes. Esto induce una doble elevación sobre los gastos marginales. acrecentar -sin razón- el valor final de un producto para el cliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *