Saltar al contenido
Inicio » Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo

Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo

Bastante padecimiento lo causa nuestro humano: las guerras, el deterioro de la naturaleza, la manipulación mediática que incentiva la crueldad contra pequeños y jubilados, etcétera.

Pedro A. Parra

¿Cuál es el papel del padecimiento en nuestra vida y de qué forma tenemos la posibilidad de estudiar a encararlo? Noelle era una pequeña muy cariñosa a la que le encantaba dibujar. Una tarde de verano, salió al patio trasero, tropezó y cayó a la piscina, ahogándose un par de semanas antes de su cuarto cumpleaños. Charlotte, Daniel, Olivia, Josephine… Estos son los nombres de varios de los 20 pequeños de seis y siete años que perdieron la vida en la matanza que sucedió en una escuela de Connecticut, en USA. Ese día, 14 de diciembre de 2012, murieron un total de 26 personas.

El papel del azar

Como un ejemplo que detalla de qué manera se sienten varios estadounidenses sobre estos temas, la enorme mayoría de los mayores estadounidenses suscriben, por lo menos relativamente, la iniciativa de que el padecimiento ha de ser aleatorio, aseverando que la oración “en ocasiones suceden cosas malas” detalla su criterio realmente bien (44%) o un tanto bien (42%). No obstante, asimismo es común que varios ciudadanos estadounidenses sientan que el padecimiento no es algo que pasa en balde. Mucho más de media parta de los mayores estadounidenses (61 %) considera que el padecimiento existe para ofrecer una ocasión a la gente de «volverse mucho más fuertes». Y en un grupo separado de cuestiones sobre múltiples opiniones religiosas o espirituales, 2 tercios de los estadounidenses (68 %) afirmaron que «todo en la vida pasa por una razón».

Varios estadounidenses sostienen que la culpa del padecimiento en el planeta recae sobre los individuos o las instituciones sociales. En torno a siete de cada diez mayores (71%) comentan que las próximas afirmaciones describen sus opiniones o puntos de vista cuando menos algo bien: «El padecimiento es eminentemente la consecuencia de las propias acciones de la gente». Una proporción afín de todos y cada uno de los mayores (69%) expresa su acompañamiento a la afirmación “el padecimiento es en buena medida el resultado de la manera en que está estructurada la sociedad”.

Sobre el interrogante del lector

“Nuestra nación no solo ha entrado en un sendero resbaladizo de autodestrucción inmoral, sino nuestra economía se tambalea. La deuda nacional está medrando velozmente. Los pequeños por nacer son sacrificados todos los días. Las tasas de homicidio en los USA están incrementando”, continuó.

“En Chicago, la tasa de criminalidad ha incrementado tanto que comienzo a meditar que es mucho más seguro proceder a Irak o Afganistán que al South Side. La mayor parte de los pequeños duermen bajo la cama por miedo a ser víctimas de la crueldad armada”, ha dicho.

El padecimiento trae consigo un mensaje

El padecimiento transmite múltiples mensajes. El padecimiento transporta un mensaje de secreto. La Biblia afirma: «Grande es el secreto de nuestra fe» (1 Timoteo 3:16). En el momento en que me solicitaron que explicara la catástrofe del incendio del MGM Grand Hotel, debí decir: «Hay un secreto en esta clase de catástrofe. No entendemos la contestación». Y posiblemente jamás lo sepamos hasta el momento en que Dios nos explique todo.

Para la raza humana es un secreto hasta entender por qué razón Dios creó la tierra. Es un secreto por qué razón puso gente en esta tierra. Pero Dios reveló las respuestas mediante la Biblia y la persona de su Hijo, Jesucristo. En la Biblia hallarás las respuestas a las cuestiones y inconvenientes de tu vida. En la Biblia vas a encontrar las respuestas a las cuestiones y inconvenientes de tu vida. Dios nos creó por el hecho de que nos quiere. Dios jamás tuvo la intención de catástrofe y prejuicio, guerra y odio, lujuria y avaricia, celos y orgullo. Dios deseaba que la tierra fuera un paraíso, un espacio donde no tenga existencia la desaparición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *