Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Por qu√© hay tantos gatos en Marruecos

Por qué hay tantos gatos en Marruecos

Hasta la actualidad absolutamente nadie sabe por qu√© raz√≥n hay tanta superpoblaci√≥n de gatos en la ciudad m√°s importante de Marruecos. Ciertos aseguran que es √ļnicamente una coincidencia y que hay que a la carencia de esterilizaci√≥n. No obstante, hay quienes piensan que estos animales son los guardianes de la regi√≥n.

Cualquier animal no humano tratado con mimo y respeto puede transformarse en un enorme amigo del hombre.

Causas para vacunar a nuestro perro contra la íra

  1. El 95% de las situaciones de íra humana se generan por contacto con un perro. Por consiguiente, la prevención de la patología en humanos es dependiente de una vacunación eficiente de la población animal susceptible: eminentemente perros, gatos y hurones.
  2. La √≠ra se considera una patolog√≠a reemergente en todo el mundo gracias a la aparici√≥n de novedosas variaciones del virus que incrementan el n√ļmero de reservorios. En Espa√Īa, una de estas variaciones (European Bat Lyssavirus I) est√° circulando en murceguillos insect√≠voros. Estas novedosas variaciones tienen la posibilidad de transmitirse y generar s√≠ntomas de √≠ra tanto en nuestros animales de compa√Ī√≠a como en humanos, dando rinc√≥n a s√≠ntomas cl√≠nicamente indistinguibles de los producidos por el tradicional virus de la √≠ra. Esto causa que los sacrificios para eliminar o remover la infecci√≥n en los animales familiares sean bastante complicados, y la vacunaci√≥n de las mascotas cobra a√ļn mucho m√°s relevancia si cabe.
  3. En Espa√Īa hay casos ocasionales de √≠ra localizados en las ciudades aut√≥nomas de Ceuta y Melilla. La cercan√≠a geogr√°fica con el norte de Marruecos, pa√≠s donde la √≠ra es end√©mica, unido al movimiento de animales no vacunados que entran en contacto con perros por estas zonas, comentan la aparici√≥n de estas situaciones. Dada esta situaci√≥n, la Organizaci√≥n Mundial de la Salud aconsej√≥ el 25 de julio de 1996 que Espa√Īa no deber√≠a dejar de vacunar a perros y gatos bajo concepto alguno.
  4. La entrada y/o comercio en este país de animales inferiores de 3 meses no vacunados, que proceden de la UE y de otros países con íra endémica, forma un peligro sanitario con relación a la íra.
  5. No se debe olvidar jam√°s el car√°cter zoon√≥tico de la √≠ra, mortal para el hombre. Eso por s√≠ mismo justifica la puesta en marcha de un programa integral de supervisi√≥n animal, tal como de un estricto protocolo racional de vacunaci√≥n: ‚ÄúLa Sanidad Animal al servicio de la Salud P√ļblica‚ÄĚ. La vacunaci√≥n es el procedimiento mucho m√°s eficiente y seguro para resguardar a los animales y a quienes conviven con ellos contra la √≠ra. Se demostr√≥ que la vacunaci√≥n de estos animales evita la circulaci√≥n del virus en las ciudades.
  6. A fin de que una población esté cuidada contra la íra, cuando menos el 70% de la población canina ha de estar a la perfección vacunada. Como se demostró con muchas otras anomalías de la salud virales, los virus desconocen fronteras.
  7. Pa√≠ses como Espa√Īa que no vacunan en alguna de sus √°reas geogr√°ficas corren el peligro de achicar relevantemente este porcentaje de protecci√≥n colectiva. Lograr una tasa de inmunizaci√≥n inferior al 70% no solo es un peligro para la red social aut√≥noma que escoge no vacunar, sino asimismo influye en la inmunidad colectiva del resto del pa√≠s. De esta forma, uno vacuna no solo para resguardar a la red social particularmente, sino m√°s bien asimismo para resguardar todo el territorio nacional. La vacunaci√≥n antirr√°bica ¬ęhabr√≠a de ser obligatoria¬Ľ en todo el territorio nacional, con un protocolo de vacunaci√≥n traje en todo el pa√≠s.
  8. Varios productos cient√≠ficos citan periodos de inmunidad contra la √≠ra que van desde unos pocos meses hasta mucho m√°s de 5 a√Īos de persistencia de t√≠tulos altos de anticuerpos neutralizantes en varios animales vacunados. No obstante, la duraci√≥n de la inmunidad en el animal va a depender de m√ļltiples causantes particulares, entre aqu√©llos que tenemos la posibilidad de poner √©nfasis: (i) edad, sexo y raza; (ii) patolog√≠as latentes; (iii) administraci√≥n de f√°rmacos inmunosupresores; (iv) desnutrici√≥n; (v) agobio. Adem√°s de esto, hay publicaciones que detallan que las etnias peque√Īas tienen mayores y mejores escenarios de seroconversi√≥n que las etnias enormes, generando estas √ļltimas errores de seroconversi√≥n entre el 11% y el 23%. En Espa√Īa, ciertos estudios completados en varias comunidades aut√≥nomas reflejan porcentajes a√ļn mayores de falta de contestaci√≥n a la vacunaci√≥n antirr√°bica.
  9. Si bien la mayor parte de las vacunas antirr√°bicas afirman inmunidad a lo largo de 2 o 3 a√Īos, las vacunas antirr√°bicas normalmente no alcanzan el cien% de esta protecci√≥n, con lo que una parte de la poblaci√≥n canina puede estar relativamente expuesta. M√ļltiples estudios completados en Reino Unido, Francia y Espa√Īa demostraron la alta variabilidad de las respuestas vacunales en animales. Por consiguiente, se aconseja la pr√°ctica sistem√°tica de la revacunaci√≥n de forma anual, puesto que desde el criterio sanitario es la opci√≥n mucho m√°s correcta y aconsejable.
  10. La vacunación es un acto clínico donde el médico veterinario es quien debe elegir qué protocolo es el mucho más conveniente, en dependencia de las condiciones clínicas y epidemiológicas del animal en la región. Esto quiere decir que la prescripción de vacunación de forma anual debe predominar sobre la indicación de vacunación trienal o bianual indicada en el prospecto del producto. Tal resolución recae de manera directa en el veterinario responsable de ese animal.

Itinerario de mi viaje al Norte de Marruecos (todas y cada una de las ciudades)

Les dejo aquí gratis mis impresiones de cada visita de mi viaje al Norte de Marruecos:

    )

  • Todo cuanto ver en T√°nger
  • Qu√© ver en Asilah
  • La Localidad Azul: qu√© ver en Chaouen
  • Qu√© ver en Tetu√°n‚Ķ prosigue leyendo : P

Situación de hoy:

Ser√≠a simple atribuir la causa de admisi√≥n a solo una base religiosa, pero lo mucho m√°s posible es que m√ļltiples historias y tradiciones jueguen un papel papel esencial, y es bien dif√≠cil entablar exactamente en qu√© proporci√≥n obedecen cada uno de ellos.

En la civilizaci√≥n habitual, a lo largo de bastante tiempo se ha considerado que el profeta ten√≠a un cari√Īo por los animales, singularmente los gatos. Una vez se levant√≥ para recortar un trozo de su cubierta pues no deseaba incordiar a su gato preferido durmiendo con ella, seg√ļn la historia de historia legendaria oral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *