Saltar al contenido
Inicio » Qué armas usaban los navíos

Qué armas usaban los navíos

Siglo. XVII y XVIII Depósito de municiones. Santa Bárbara. Antepasado. Salón donde se cargaban los cartuchos de pólvora. A prueba de balas. Canal cubierto con tablas de madera y placas de plomo. doble tiro. Requerido para romper el casco del barco enemigo. Cañón con carro y utensilio. Área de abordaje.

La exposición recorre una gran parte de la historia del mar, desde la Grecia tradicional hasta los piratas del Caribe, los visitantes asimismo van a poder gozar de historias de fenicios, vikingos, bereberes…

Desde En todo el paseo se reúnen mucho más de noventa elementos arqueológicos auténticos. Asimismo tiene mucho más de 40 modelos, tal como réplicas y recreaciones. La experiencia se completa con un photocall y una tienda temática.

Carronada

La carronada era un género de cañón desarrollado por la lengua inglesa Boyne y colado en Carron (Escocia); no tenía muñón, siendo sustituido por un robusto perno de hierro que pasaba por el ojo de un saliente metálico que esta parte tenía en la parte de abajo; Relacionado con los cañones normales, era simple de conducir, mayor calibre de proyectiles, menor peligro para los servidores en combate, con él se podía llevar a cabo un fuego mucho más vivo y mejor dirigido; no obstante, tenía menos alcance y las repletas de los navíos padecían bastante con los tiros.

En España, la Royal Navy los probó por vez primera en 1785, dentro del navío Santa Ana, si bien su empleo en los barcos de línea era comunmente ocasional, no era extraño tener alguno en el caso de necesidad, indudablemente que proceden de navíos ingleses apresados, y que, al hallarse depositados en los arsenales, fueron a satisfacción de un comandante que ordenó montarlos dentro de su barco.

Las armas comúnes prosiguen matando a mucho más personas

Merced a la elasticidad del CAC, sus cinco protocolos son ratificados en número variable por los 125 países firmantes y revisados ​​en las llamadas charlas de revisión. En los últimos tiempos, por poner un ejemplo, se ha discutido la incorporación de sistemas mortales de armas autónomas, como drones o robots militares, pero la resolución está en el aire, frente a la inminencia de una exclusiva carrera tecnológica entre potencias globales. De momento, el creciente empleo de aeroplanos no tripulados por parte estadounidense y otros países, eminentemente en acciones antiterroristas, ha propiciado su perfeccionamiento con IA (inteligencia artificial).

Pese a su aceptación, el CAC asimismo tiene debilidades que lo hacen menos efectivo: no tiene mecanismos de verificación y también inspección y de un desarrollo de incumplimiento. Además de esto, los nuevos protocolos de manera frecuente se ven bloqueados por enfrentamientos de intereses entre los Estados Partes. Estas faltas llevaron a la creación de convenciones elecciones, como las de Ottawa sobre minas terrestres o las de Oslo sobre municiones en racimo, pero en el final todas y cada una pertenecen a una misma idea.

¿Cuándo los piratas dispararon armas como las de Jack Sparrow?

Los piratas limitaban el combate cuerpo a cuerpo y empleaban tanto espadas como armas como trabucos, mosquetes, arcabuziles o cañones. Y abordaron los navíos contrincantes mientras que disparaban desde su barco.

El arma cuerpo a cuerpo que mucho más utilizaban era la espada. Sus ediciones eran puñales, sables y machetes, que servían para ataques y combate naval.

Este 12 de octubre se cumplen 520 años de la llegada de los españoles a la tierra que se llamó América, en honor al navegante Américo Vespucio. Tras la llegada de Cristóbal Colón a entre las islas antillanas, en escaso tiempo llegaron cientos y cientos de conquistadores españoles, dirigiéndose tanto al norte como al sur del conjunto de naciones descubierto. Esta vez recordamos la despiadado conquista con el relato que hace el fraile franciscano Bernardino de Sahagún del acercamiento y posterior combate entre los españoles y los distintos pueblos que habitaron el presente territorio de México, entre ellos, los llamados aztecas, realmente llamados mexicas, que Sahagún traduce como mexicanos.

Diez años antes que los españoles viniesen a esta tierra, apareció en el cielo una cosa extraordinaria y espantosa, a comprender, apareció una llama de fuego muy grande y resplandeciente: daba la sensación de que yacía en exactamente el mismo cielo, era ancho en lo bajo, y puntiagudo en lo prominente (…) Daba la sensación de que su punta llegaba a medio cielo (…) Y salía con tal claridad que parecía de día (…) Esto duró en el transcurso de un largo periodo de un año todas y cada una de las noches. (…) En el momento en que apareció a medianoche, toda la multitud chilló y se atemorizó: todos sospecharon que era señal de algún enorme mal.

La segunda señal que sucedió fue que el pináculo de un Cú de Vitzilopuchtli, llamado Tlacoteca, se encendió y ardió prodigiosamente: daba la sensación de que las llamas de fuego salían de en las vigas de las columnas, y muy velozmente transformado en cenizas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *