Saltar al contenido
Inicio » Qué carabela no volvió

Qué carabela no volvió

El Santa María embarrancó en aguas de La De españa en 1942 Actualizado a las 20:23.

Sobre las 16.00 horas, La Pinta entraba nuevamente en la bahía de Baiona, tras un periodo de tiempo de reparaciones urgentes en los astilleros de Montenegro, en Vigo. Pero, esta vez, se dio un paso mucho más y la rutina de cuidado de varada, programada según con el protocolo de la Secretaría de Cultura, que incluye cuidado de varada en dique seco cada cinco años, el último de los que se efectuó en 2017. Se añadieron otras rectificaciónes mucho más detalladas.

De esta manera, se modificaron todas y cada una de las cuerdas, algo que se realizó por última vez en 1999, seis años tras la llegada de la réplica, que se edificó hace 29 años, en el quinto centenario de la llegada a puerto del barco. .

¿Qué carabela no volvió del viaje en el que Colón llegó por vez primera a América?

El Santa María embarrancó en aguas de La De españa en 1942 Actualizado a las 20:23 h.

¿Qué género de navíos eran la Pequeña la Pinta y la Santa María?

¿Qué caracteriza a la carabela portuguesa?

Al revés de lo que muchas personas piensa, la carabela no es un organismo único. Se compone mucho más bien de un grupo de 4 géneros de organismos que trabajan juntos para garantizar su supervivencia. Estos organismos se nombran pólipos o zooides. La carabela portuguesa (Physalia physalis) se puede clasificar como una colonia de organismos que, si bien distintas, distribuyen exactamente el mismo ADN.

Esta clase es invertebrada y carnívora. Todos estos 4 géneros de pólipos es único de la carabela portuguesa y cada uno de ellos tiene funcionalidades concretas.

EL PRIMER VIAJE A LAS INDIAS (RESUMEN DE LA RELACIÓN POR FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS)

Este es el primer viaje y las derrotas y ruta que efectuó el Almirante Cristóbal Colón al conocer las Indias , dicho sumariamente, sin el prólogo que logró a los Reyes, que va literalmente y empieza de este modo: In Nomine Domini Nostri Jesu Christi.

Pues, cristianísimos y muy altos y excelentísimos y poderosos Príncipes, Rey y Reina de España y de las islas del mar, Señores, en este presente año de 1492, una vez que Vuestras Altezas terminaron la guerra de los moriscos que han reinado en Europa y acabaron la guerra en la enorme localidad de Granada, donde este año en un par de días de enero, por la fuerza de las armas, vi ubicadas las banderas reales de Vuestras Altezas en las torres de la Alhambra, que es la fortaleza de aquella localidad, y vi al rey moro salir a las puertas de la región y besar las manos reales de Vuestras Altezas y del Príncipe mi Señor, y después en el presente mes, por la novedad que yo había dado a Vuestras Altezas de las tierras de la India y de un Príncipe llamado Enorme Cánido (que significa Rey de Reyes en nuestra novela), cuántas ocasiones él y sus ancestros ​​mandaron a Roma a soliciar médicos en nuestra santa fe que le enseñaran en él, y que desvisto Nunca el Santurrón Padre lo había proveído y muchos pueblos se perdieron suponiendo en la idolatría la u admitiendo sectas de perdición, Altezas, como los cristianos católicos y príncipes amadores de la santa fe cristiana y promotores de ella, y contrincantes de la secta de Mahoma y de todas y cada una de las idolatrías y herejías, reflexionaron mandarme a mí, Cristóbal Colón, a las estas fiestas de la India para poder ver a estos príncipes, y los pueblos y tierras y la predisposición de ellos y todo, y la manera que se podría tener para su conversión a nuestra santa fe; y se me ordenó que no fuese por tierra al Este, donde es práctica ir, sino más bien por sendero al Oeste, que hasta hoy no entendemos con seguridad que haya pasado absolutamente nadie. De esta manera, tras haber expulsado a todos y cada uno de los judíos de sus reinos y señoríos en exactamente el mismo mes de enero, Vuestras Altezas me ordenaron con un ejército bastante para proceder a estas unas partes de la India; y por ello me hicieron enormes favores y me ennoblecieron que a partir de ahora me llamaría Don, y sería Almirante Mayor de la Mar Océano y Virrey y Gobernador perpetuo de todas y cada una de las islas y conjunto de naciones que descubrí y conquisté, y desde este momento de ahora en adelante fueron descubiertos y conquistados en el Mar Océano, y de esta manera me sucedió mi hijo mayor, y de esta forma de nivel en nivel para toda la vida. Y salí de Granada a 12 días de mayo del mismo año de mil cuatrocientos noventa y 2, en sábado. Llegué a la localidad de Palos, que es puerto de mar, donde armé tres barcos muy recomendables para tal acto, y salí de aquel puerto bien proveído de muchas provisiones y muchas personas de mar, a los tres días del mes de agosto. dicho año, un viernes, media hora antes de salir el sol, y partí para las Islas Canarias de Vuestras Altezas, que se encuentran en la esa Mar Océano, para partir de allí y andar entonces que va a llegar a las Indias, y Entregué la embajada de Vuestras Altezas a esos Príncipes y también hice lo que se me mandó; y de ahí que pensé en redactar todo este viaje muy puntualmente en el día a día todo cuanto hacía y veía y pasaba, como se va a ver mucho más adelante. Además de esto, Señores Príncipes, aparte de redactar cada noche lo que va a pasar el día, y el día lo que navegará la noche, pienso llevar a cabo una exclusiva carta de navegación, en la que colocaré todos y cada uno de los mares y tierras del Océano. Mar en sus sitios propios, bajo su viento, y mucho más, crear un libro, y ponerlo todo pintando, por latitud equinoccial y longitud oeste; Y más que nada me da mucha satisfacción olvidarme del sueño y tener muchas tentaciones de andar, pues de esta forma se hace, que va a ser un enorme trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *