Saltar al contenido
Inicio » Qué es lo más profundo del ser humano

Qué es lo más profundo del ser humano

Midieron una hondura récord de diez.911 metros. Solo unas realmente pocas personas han visitado las profundidades de Challenger. Los primeros fueron el oceanógrafo suizo Jacques Piccard y el teniente de la Armada estadounidense Don Walsh, quienes subieron dentro del batiscafo sumergible Trieste el 23 de enero de 1960.

La práctica artística de Daniel Canogar examina el encontronazo de las novedosas tecnologías en nuestras que nos sumaron hasta el punto de sostener con ellos una relación contradictoria. Para esto, sus proyectos se posicionan en las fisuras, en los espacios clave que brotan entre diferentes enfrentamientos: la transición de lo analógico a lo digital, la preservación de la memoria frente al incesante bombardeo de novedades o la digitalización masiva de nuestros apuntes y la legado que vamos a dejar

Entrevista a Daniel Canogar por Héctor Tarancón.

2.3 EL HOMBRE Y SU TRIPLE CONSTITUCIÓN

En De la vida feliz, Agustín pelea por localizar la definición de hombre. En esta obra hay una discusión muy característica de su pensamiento, o sea, el procedimiento socrático usado por Agustín. A lo largo del diálogo, el creador pregunta: «¿Es visible para todos nosotros que nos encontramos compuestos de alma, espíritu y cuerpo?» (AGUSTÍN, 1998, p. 124).

La meta del pensador, por medio de esta pregunta, es desarrollar el compuesto humano y saber al hombre en su integridad. La determinación del comprensión del hombre en Agustín incluye otros elementos que conforman el grupo de su sistema. De esta manera, es requisito estudiar detenidamente tres elementos de la concepción agustiniana del hombre: el cuerpo, el alma y el espíritu.

Aprende de los enormes profesores de Playa del Carmen con Koox Diving, quienes te van a enseñar todas y cada una de las técnicas de respiración que precisas comprender

La apnea necesita capacidades de natación sin certificación de buceo. Va a aprender a respirar lenta y uniformemente a través del esnórquel y a adecentar el tubo del exceso de agua. Con la práctica, lograras bucear de forma segura para examinar mayores profundidades.

Deepest Sea Deep to Man

(CBS/AP) El directivo James Cameron fué a donde ningún hombre fué antes: las profundidades del océano. A última hora del domingo, la organización socia Nat Geo anunció que su sumergible oceánico había alcanzado una hondura de 35.756 pies; «un número inalcanzable en otro rincón del océano».

El directivo de «Titanic», «Avatar» y otras películas está usando un submarino en especial desarrollado para descender prácticamente siete millas hasta el fondo de la Fosa de las Marianas, un área 200 millas al suroeste de la isla de Guam, en el Pacífico.

Artículo de Humberto Maturana. 1928-

En Centro Relacional siempre y en todo momento nos hemos sentido muy inspirados por la visión de Humberto Maturana. La relevancia de ver al otro, de llevar a cabo aparente lo invisible, fué el motor de nuestro trabajo períodico y marcó nuestro horizonte como equipo. De ahí que, mucho más que despedirnos de este enorme profesor chileno, honramos su historia publicando un precioso artículo que sintetiza lo que aspiramos como personas y como sociedad: querernos.

«Querer a un humano es admitir la posibilidad de conocerlo realmente y gozar la aventura de examinar y conocer lo que oculta tras sus máscaras y defensas, contemplando con inocencia tus sentimientos mucho más profundos, tus temores, tus faltas, tus esperanzas y alegrías, tus dolores y tus anhelos; es entender que tras tu máscara y coraza, hay un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga, sediento de una sonrisa honesta donde te sientas como en el hogar; Es admitir, con respetuosa compasión, que la desarmonía y el caos en que en ocasiones viven son producto de su ignorancia y también inconsciencia, y percatarse de que la infelicidad se crea es por el hecho de que aún no aprendieron a cultivar alegría, y en ocasiones se sienten de esta forma. vacío y sin ningún sentido que no puede confiar en sí; Es conocer y honrar, alén de cualquier fachada, tu verídica identidad, y ver sinceramente tu sin limites excelencia como expresión única y también irreproducible de Vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *