Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Que hay al final de el mar

Que hay al final de el mar

En el fondo del mar hay enormes cadenas monta√Īosas, amplias llanuras, profundos acantilado y escarpados vales. Exactamente la misma sus contrapartes terrestres, estos accidentes geogr√°ficos evolucionan en contestaci√≥n a una pluralidad de procesos geol√≥gicos.

Este libro del Premio Nacional de Literatura 2000 (Random House Literature, 2021) es un aparato poderoso, una ventana a las diferentes dimensiones en las que avanza el tiempo en una vida a tono con los himnos de un país que flota en la memoria

Por Nicolás López-Pérez

Frente todo, el mar representa lo irreconocible.

Este t√©rmino es alto a su m√°xima capacidad en Death Stranding (Kojima Productions, 2019), t√≠tulo en el que se bautizan verdaderamente como ‘Las Playas’ a los limbos que conectan el planeta de los vivos con el planeta de los fallecidos. De nuevo, aqu√≠ el mar representa la desaparici√≥n, el Mucho m√°s All√≠, al paso que La Playa se transforma en el √ļltimo reducto de la vida humana. Este recurso en la obra mucho m√°s reciente de Hideo Kojima podr√≠a equipararse con la utilizaci√≥n de lo sublime en el arte, un recurso est√©tico consistente en mostrar al espectador a una hermosura sin limites, irrealizable de entender o absorber, e inclusive con la capacidad de ocasionar mal.

Lo sublime, no obstante, no est√° solo en la hermosura, por lo menos no en la iniciativa preconcebida de ella, puesto que la desaparici√≥n asimismo puede ser objeto de lo sublime. El t√©rmino de lo sublime asimismo act√ļa en las experiencias que nos embriagan al ver, desde una situaci√≥n segura, una escena extrema de desolaci√≥n, riesgo y muerte. Todos ellos, aspectos indudablemente unidos al mar. Conque, tal como el Caminante en el mar de nubes (Caspar David Friedrich, 1818) admiraba, desde una situaci√≥n segura en la monta√Īa, el inmenso mar de nubes que se extend√≠a en frente de √©l, Sam asimismo lo hac√≠a. Porter Bridges en aquella conocida escena que nos present√≥ Death Stranding, donde se asomaba a ese mar de muerte y desolaci√≥n desde su retiro privado: la playa.

Exploración oceánica

Challenger Deep es el habitual punto mucho más profundo del fondo marino de la hidrosfera de la Tierra (océanos y mares), con una hondura de diez 902 a diez 929 m (35 768 a 35 856 pies) apoyada por mediciones directas de sumergibles en mar adentro, automóviles submarinos operados a distancia y sondas bentónicas, y (en ocasiones) considerablemente más batimetría de sonar.

Challenger Bottom est√° en el Oc√©ano Pac√≠fico occidental, en el radical sur de la Fosa de las Marianas, cerca del archipi√©lago de las Islas Marianas. Seg√ļn la versi√≥n de agosto de 2011 de GEBCO’s Gazetteer of Undersea Feature Names, Challenger Deep tiene diez 920 m (35 827 pies) ¬Ī diez m (33 pies) de hondura a 11¬į22,4‚Ä≤N 142¬į35, 5‚Ä≤Y asimismo/11,3733¬įN 142.5917¬į Y asimismo/ 11.3733; 142.5917.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *