Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© hay en las aguas debajo de la Tierra Biblia

Qué hay en las aguas debajo de la Tierra Biblia

Seg√ļn la ciencia actualizada, hay mucho m√°s tierra bajo la tierra; y bajo las aguas de los mares y oc√©anos hay tierra y materia s√≥lida. SOBRE EL CIELO HAY AGUA, NO UN ¬ęESPACIO EXTERIOR¬Ľ: Salmo 148:4 Alabadlo, oh cielo de los cielos, y las aguas que est√°is sobre los cielos.

Cualquier persona que lea la Biblia con la guarda baja ahora est√° con un inconveniente en la primera p√°gina: justo al principio del libro del G√©nesis, se encara no solo a 2 cuentos de la creaci√≥n de todo el mundo, sino m√°s bien asimismo a revela que son contradictorios. En verdad, G√©nesis 1 cuenta la historia que en tantas ocasiones o√≠mos en el momento en que √©ramos peque√Īos, seg√ļn la que al comienzo de los tiempos todo era ca√≥tico y vac√≠o, hasta el momento en que Dios decidi√≥ poner orden en ese caos. Antes de comenzar a trabajar, como todo obrero, la primera cosa que hac√≠a era prender la luz (Gn 1,3). De ah√≠ que en el primero de los d√≠as de la creaci√≥n nacieron las ma√Īanas y las tardes. Conque decidi√≥ poner un techo sobre la tierra a fin de que las aguas del cielo no la inundaran. Y cre√≥ el firmamento (Gn 1,6). Al notar que la tierra era una mezcla fangosa, sec√≥ una secci√≥n y dej√≥ mojada la otra, con lo que se dieron a conocer los mares y el conjunto de naciones (Gn 1,9). Consecutivamente, con su vigorosa palabra, adorn√≥ las diferentes capas de esta obra arquitect√≥nica con estrellas, sol, luna, plantas, p√°jaros, peces y r√©ptiles. Al final, como corona gloriosa de todos, form√≥ al hombre, lo destacado de su creaci√≥n, al que form√≥ a su imagen y semejanza. Conque decidi√≥ reposar. Hab√≠a desarrollado a alguien que pudiese hacer su labor (Gn 1, 11-2, 3). Ese trabajo tom√≥ seis d√≠as. Y todo se encontraba bien hecho.

Lo mismo otra vez Pero en el momento en que vamos a G√©nesis 2 viene la sorpresa. Es tal y como si nada de eso hubiese pasado. Volvemos a estar en el vac√≠o total, donde no hay plantas, ni agua, ni hombres (Gn 2,5). Dios regresa a manifestarse en escena y se pone a trabajar. Pero en esta ocasi√≥n es muy distinta. En vez de la deidad solemne y grandiosa, en este momento podemos encontrar una deidad con aspectos considerablemente m√°s humanos. Recrea al hombre, pero no a la distancia y con el f√°cil orden de su palabra, pr√°cticamente sin contaminarse, como antes, sino lo moldea con el polvo de la tierra, le sopla en la nariz y de esta manera le da vida (Gn 2,7) . Entonces, por segunda vez, se se√Īala la capacitaci√≥n de plantas, √°rboles y animales. Y para hacer a la mujer en este momento utiliza un procedimiento diferente. Pone al hombre a reposar, quita una costilla, llena el orificio sobrante con carne y le da forma a Eva. Entonces se la muestra al hombre y se la da como compa√Īera. En este punto uno se pregunta: ¬Ņpor qu√© raz√≥n si en G√©nesis 1 ahora ten√≠amos el planeta entero, en G√©nesis 2 debemos regresar a crearlo? ¬ŅAsegura la Biblia que hubo 2 producciones al comienzo de los tiempos?

Lo com√ļn para el pueblo de los hebreos

Los hijos de Dios veneraban las cosas que consideraban sagradas y les daban mayor importancia que las inferiores y las clasificadas como recurrentes. Todo lo relacionado con el Padre Celestial era limpio y puro y representaba lo destacado.

Cabe indicar que los elementos que se ponían en los altares y en el tabernáculo no eran recurrentes. La razón es que contenían piedras hermosas u elementos de prominente valor que servían para conmemorar las buenas proyectos del Altísimo.

Pregunta

Entonces ha dicho Dios:

“Hágase un firmamento en la mitad de las aguas, y apartará las aguas de las aguas.

Sodoma y Gomorra en la Biblia

Sodoma y Gomorra son 2 de las cinco ciudades situadas en la llanura oriental del Mar Fallecido conocidas en el Viejo Testamento como Pent√°polis. Su destrucci√≥n por Yahv√© pertence a las historias b√≠blicas mucho m√°s conocidas. En el Viejo Testamento, el libro de G√©nesis cuenta la cr√≥nica de Lot. All√≠ se puede leer: ‚ÄúEntonces el Se√Īor logr√≥ llover azufre y fuego del cielo sobre Sodoma y Gomorra. Y destroz√≥ aquellas ciudades, toda la llanura con todos y cada uno de los pobladores de las ciudades y las plantas de la tierra. Toda la zona fue arrasada en escaso tiempo, la mujer de Lot qued√≥ transformada en escultura de sal, ya que √©l y los que Jehov√° consideraba justos consiguieron escapar sin contrariedad.

Hay 2 ediciones distintas de la localizaci√≥n de hoy de Sodoma y Gomorra. Uno afirma que los dos est√°n bajo las aguas del Mar Fallecido y otro sit√ļa las ciudades en tierra estable y en ruinas a riberas del Mar Fallecido. Las dos ediciones tienen descubrimientos atrayentes, pero no son suficientemente contundentes para saber con seguridad d√≥nde se sit√ļan las ciudades que fueron objeto de la furia de Dios.

‚ÄúEn un solo sitio‚ÄĚ

Elohim controla los l√≠mites del agua as√≠. R√≠os, lagos y manantiales. √Čl es el regulador y distribuidor de toda el agua. √Čl nos ofrece la lluvia en su tiempo (Lev√≠tico 26:4; Deuteronomio 28:12). Seg√ļn la concepci√≥n hebrea de la Tierra, se piensa que tiene una √°rea plana, cercada por doquier por el oc√©ano; al tiempo que el oc√©ano se encontraba conectado por canales subterr√°neos con vastas reservas de agua que yac√≠a bajo tierra y nutr√≠a los manantiales y r√≠os, tal como todas y cada una de las fuentes del enorme abismo (G√©nesis 7:11).

¬ęA los diecisiete d√≠as del mes segundo del a√Īo seiscientos de la vida de No√©, se rompieron todas y cada una de las fuentes del grande abismo, y se abrieron las cataratas del cielo.¬Ľ ‚Äď G√©nesis 7:11 (RVC).

11 comentarios en ¬ęQu√© hay en las aguas debajo de la Tierra Biblia¬Ľ

  1. ¬ęWow, nunca imagin√© que encontrar√≠amos cosas tan fascinantes bajo la tierra. ¬ŅQui√©n necesita ficci√≥n cuando la realidad es tan incre√≠ble?¬Ľ

    1. Vaya, qu√© perspectiva tan interesante. Aunque la realidad puede ser asombrosa, no descartemos el poder de la ficci√≥n para transportarnos a mundos a√ļn m√°s incre√≠bles. Ambas tienen su lugar especial.

  2. No s√© ustedes, pero me intriga saber qu√© cosas extra√Īas pueden haber debajo de la Tierra seg√ļn la Biblia. ¬ŅAlguien m√°s se pregunta lo mismo?

    1. ¡Claro que sí! Algunas teorías sugieren que en el centro de la Tierra se encuentra un reino subterráneo habitado por seres místicos. Sin embargo, recordemos que la Biblia es un libro religioso y no una fuente científica. La exploración y la ciencia nos dan respuestas más fiables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *