Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Que hay que evitar para leer la Biblia

Que hay que evitar para leer la Biblia

4 fallos al leer la Biblia Fallo 1: Leer de forma continua, de principio a fin. La Biblia no es un solo libro que empiezas a leer desde el comienzo. Fallo 2: Interpretar por su cuenta. Fallo 3: Olvidar que es la Palabra de Dios. Fallo 4: Déjalo para después. NOTA:

Perdemos el tiempo leyendo Los que leen pierden bastante tiempo leyendo. Como lector que regularmente incita a otros a leer mucho m√°s, este comentario puede sorprenderlo. No obstante, perm√≠teme ofrecerte algo de contexto. La lectura se encuentra dentro de las capacidades mucho m√°s buenas que tiene un individuo, y escasas disciplinas son tan esenciales como leer las Escrituras. No obstante, la manera en que nos involucramos en la lectura, particularmente en el momento en que leemos las Escrituras, a√Īade poco valor a nuestras vidas m√°s all√° de que tiene un prominente valor de nuestro apreciado tiempo. La lectura no no tiene prop√≥sito, pero es un esfuerzo efectuado para poder el desarrollo en la madurez espiritual incrementando el saber espiritual. Desgraciadamente, con mucha continuidad, leemos nuestras Biblias mucho m√°s desde un coraz√≥n de rutina y deber que desde un coraz√≥n de gozo y deseo. Leer con esta actitud da como resultado una lectura pasiva donde retenemos poco o nada de lo que leemos. ¬ŅDe qu√© sirve leer nuestras Biblias si no tenemos la posibilidad de rememorar el contenido de nuestras Biblias? Al ojearlo as√≠, posiblemente hayamos logrado la labor pero no cumplimos con la misi√≥n. Entonces debe existir una mejor forma de leer, ¬Ņno? Puede ser; en consecuencia, perm√≠tanme sugerir una manera diferente de leer la Biblia.

Recobrando nuestro tiempo leyendo Entre las capacidades que me dej√≥ hace varios a√Īos fue la aptitud de tomar buenos apuntes. Trato de ponerme cada d√≠a con esas capacidades explorando websites que podr√≠an darme ciertos avisos sobre de qu√© forma tomar notas. Las metodolog√≠as y los entendimientos cambian, pero siempre y en todo momento hay un consejo en pr√°cticamente todos los sitios: revise sus notas en las 24 h. La raz√≥n tras esta sugerencia es una investigaci√≥n que recomienda que esos que examinan sus notas en un d√≠a retienen considerablemente m√°s informaci√≥n (los n√ļmeros que he visto referenciados fluct√ļan entre el 60 % y el 75 %). No obstante, esos que no examinan sus notas no tienen la posibilidad de rememorar el 50% del material (y tras nueve semanas, ese n√ļmero se disminuye al 20%). Estos n√ļmeros son extraordinarios y la diferencia entre los 2 es sencillamente la inversi√≥n de tiempo para la revisi√≥n intencional de 24 h. ¬ŅPor qu√© raz√≥n mis capacidades para tomar notas? . . . o falta de ella, importante para nuestra lectura de la Biblia? Por el hecho de que debo comprender si esta investigaci√≥n se traduce en la manera en que leemos nuestras Biblias. La reiteraci√≥n es la clave para la retenci√≥n, y no tengo inquietudes de que cualquier persona que lea fielmente la Biblia, transcurrido el tiempo, conservar√° ese conocimiento. No obstante, no puedo eludir preguntar: ¬ę¬ŅTenemos la posibilidad de leer mejor a la luz de esta investigaci√≥n?¬Ľ

Busca ideas clave:

Hay un n√ļmero esencial de ideas clave en este par√°grafo, pero quiz√°s la primera cosa que nos llame la atenci√≥n es que la palabra de Dios tiene ‚Äúvida y poder‚ÄĚ. Analic√©moslo por partes: ¬ŅPor qu√© raz√≥n tiene ¬ęvida¬Ľ (o verdaderamente en heleno ¬ęvive es¬Ľ o ¬ęest√° vivo¬Ľ)? En busca del por qu√© raz√≥n, debido al v√≠nculo citado (vers√≠culo 12 ¬ęprecisamente¬Ľ o ¬ępues¬Ľ), debemos remontarnos a lo escrito en las l√≠neas precedentes. El ¬ępor el hecho de que¬Ľ (gar) es una conclusi√≥n de algo previo. De este modo, si leemos todo el cap√≠tulo 3 al 4.11, observaremos que menciona a un incidente que sucedi√≥ siglos antes, en el momento en que Dios charl√≥ desde el monte Sina√≠ a su pueblo, reci√©n salido de Egipto, para transmitirle la vieja coalici√≥n contenida en la Ley de Mois√©s. . En ese entonces, los ¬ęoyentes¬Ľ no deseaban escucharlo. Despu√©s, en un salmo, tiene relaci√≥n a este hecho obstinado, trat√°ndolo como un hecho siglos antes, pero al tiempo transport√°ndolo al presente con las expresiones: ¬ęEl d√≠a de hoy… tu voz…¬Ľ. oraci√≥n (en los vers√≠culos 3.7, 3.13, 3.15, 4.7) se destaca la palabra el d√≠a de hoy, lo que transporta a la conclusi√≥n l√≥gica: ‚ÄúEscuchad‚ÄĚ pues ‚Äúla palabra de Dios est√° viva‚ÄĚ. Dios charla en este momento, el d√≠a de hoy, durante la historia a su pueblo: en el Sina√≠, unos siglos despu√©s en el salmo, entonces durante los a√Īos a los que leen del mismo salmo, aun un siglo despu√©s, en el momento en que la ep√≠stola a los Hebreos, e inclusive en este momento, mientras que nos aproximamos a la lectura de este par√°grafo, listos para ‚Äúpercibir‚ÄĚ. ‚ÄúEl d√≠a de hoy escucha su voz‚Ķ‚ÄĚ Lo que se asegura es que la palabra no cambi√≥, charla el d√≠a de hoy; est√° viva. No obstante, nuestras ocasiones en las que o√≠mos atentamente cambian. Conque prepar√©monos para percibir antes de leer. Ten en cuenta que el paso inicial es ‚Äúhallar el instante‚ÄĚ.

Esta primera oraci√≥n acaba con otro t√©rmino clave: poderoso. ¬ęLa palabra de Dios es viva y vigorosa¬Ľ. En vez de poderoso, ciertas ediciones ofrecen la palabra eficiente como traducci√≥n: ¬ęLa palabra de Dios es viva y eficiente¬Ľ. En verdad, esta palabra en el sentido de eficiente = ‚Äúeficaz‚ÄĚ no se aproxima a la iniciativa original de la palabra, que en heleno es energńďs. Este t√©rmino en el Nuevo Testamento tiene relaci√≥n a una operaci√≥n u obra que va al√©n de lo humano, es sobrehumano.3 Coenen, L., Beyreuther, Y tambi√©n., and Bietenhard, H., Theological Dictionary of the New Testament. Tomo III., Sal√≥n, M y Herrera, Los Eds. (Salamanca: S√≠gueme, 1993) p. 192. ¬ŅQu√© poder sobrehumano tiene la palabra de Dios? En el momento en que la elaboramos y la o√≠mos como tal, llega como mucho profundo del humano, revela nuestros sentimientos y pensamientos, nos deja vernos como nos ve el Constructor (4,12-13). Esto nos deja ver con qu√© criterios nos juzgar√° en el momento en que llegue el instante de rendir cuentas. Todo est√° expuesto frente a los ojos de quien nos cre√≥. Dios nos conoce como somos pues es nuestro Constructor. Como tal, √Čl es omnipotente y omnisapiente, conoce todos nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.

Fallo: Ignorar contexto

Frecuentemente no apreciamos el contexto del libro o versículo que nos encontramos leyendo. El contexto tiene relación a las situaciones que forman el ámbito de un acontecimiento, declaración o iniciativa. En el momento en que leemos un capítulo de la Biblia, debemos hacernos cuestiones como:

  • ¬ŅQu√© libro estoy leyendo?
  • ¬ŅQu√© pacto se encontraba en vigor en el momento en que sucedieron los acontecimientos en este libro?
  • ¬ŅQu√© se ha dicho previamente en este libro?
  • ¬ŅQu√© prosigue?
  • ¬ŅDe qu√© manera encaja esto en el contexto general de la Biblia?
  • Adem√°s de esto, ¬Ņqu√© papel juega este libro en la integridad de las Escrituras?

Leer rapidísimo.

‚ÄúBastante orgullo y poco estudio surgen de la lectura veloz‚ÄĚ ‚ÄĒ Converses Spurgeon.

Jamás sabes lo que te andas perdiendo al leer la Palabra de Dios velozmente hasta el momento en que empiezas a leerla con mucho más atención y te cuestiones por qué razón no la leíste de esa forma antes.

Regresa tu coraz√≥n al Se√Īor

Toda vez que nos volvemos a la Palabra, es bueno regresar primero nuestro coraz√≥n al Se√Īor Jes√ļs. Antes de empezar nuestra lectura de la Biblia, tenemos la posibilidad de rezar una oraci√≥n f√°cil como esta:

‚ÄúSe√Īor Jes√ļs, vuelvo mi coraz√≥n a Ti en este momento. te abro. H√°blame y l√°vame en Tu Palabra el d√≠a de hoy. Amado Se√Īor, todav√≠a tengo bastante que llevar a cabo en Tu Palabra. Por favor, il√ļstrame mucho m√°s mientras que leo el d√≠a de hoy‚ÄĚ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *