Saltar al contenido
Inicio » Qué pasa si dejas un vaso de agua con sal al sol

Qué pasa si dejas un vaso de agua con sal al sol

Ponga todo bajo la luz directa del sol y vea de qué forma marcha el período del agua: el agua salobre se evapora, dejando cristales de sal y creando condensación que sube.

Es verdad que la mayoría del agua que forma las nubes procede del mar. No obstante, en el momento en que el agua se evapora, la sal continúa donde se encontraba, puesto que el calor que recibe no es con la capacidad de transformar la sal en vapor y hacerla subir a la atmósfera. Recuerda en verano en el momento en que te bañas en el mar; si la dejas secar al sol, la piel se regresa áspera, tal y como si tuviese una cubierta de polvo blanquecino. Es la sal marina que se ha adherido al cuerpo una vez que el agua se haya evaporado. Si deseas ver este fenómeno natural, sencillamente disuelve algo de sal en un vaso de agua y déjalo en un espacio caluroso mientras que lo observas ocasionalmente. En el momento en que el agua se evapore vas a ver que la sal está en el fondo del vaso.

De qué manera se forma la niebla

Para esto precisas un vaso de cristal, un colador, tres cubitos de hielo y agua ardiente. La taza se llena de agua y, en el momento en que está suficientemente ardiente, se vacía en el medio. Instantaneamente ponga el colador con el hielo encima. En pocos minutos, el vapor generado por el contacto del hielo con agua muy ardiente empieza a condensarse, formando niebla.

Explicación: el vaho se forma por el hecho de que una parte del agua ardiente del vaso se transforma en vapor. Tras unos minutos, este vapor se transforma en agua por acción del hielo, que es lo que llamamos condensación. Las gotas que quedan suspendidas en el aire son las encargadas de hacer esa neblina casera.

Introducción

Un mito es una superstición o creencia generalmente practicada que de manera frecuente se considera acientífica o errónea. Los mitos han influido en la sociedad desde hace tiempo y tienen la posibilidad de tratarse de cualquier cosa, desde atemorizar a la multitud hasta ocasionar hipo o tomar whisky y té de limón para sanar un resfriado. Estos sucesos supersticiosos tuvieron una enorme predominación en las tradiciones familiares e inclusive en la sociedad, puesto que prosiguen transmitiéndose de generación en generación. Entre los mitos más frecuentes que se convirtió en una parte de la rutina día tras día de bastante gente es añadir una migaja de sal al agua en una sartén a fin de que hierva mucho más veloz. Esta fácil técnica se convirtió en una práctica común tanto para chefs expertos para chefs caseros. Varios chefs expertos confían en este procedimiento de cocción, pero ¿añadir sal verdaderamente provoca que el agua hierva mucho más veloz? ¿O esta técnica de cocina heredada es mucho más ficción que situación?

Añadir sal al agua tiene 2 efectos: incrementa el punto de ebullición y reduce el calor concreto. La aptitud calorífica concreta tiene relación a la proporción de calor que se requiere para subir la temperatura de una substancia en un nivel Celsius. El punto de ebullición de un líquido es la temperatura a la que la substancia empieza a cambiar de estado líquido a gaseoso. La aptitud térmica del agua salobre es substancialmente menor que la del agua dulce. Esto quiere decir que el agua salobre no es tan fuerte a los cambios de temperatura como el agua dulce, con lo que se necesita menos calor para subir la temperatura del agua salobre. Esta propiedad térmica puede marchar en pos del chef y reducir el tiempo que tarda el agua en hervir. No obstante, el punto de ebullición del agua salobre es mucho más prominente que el del agua dulce, 102 °C en frente de cien °C. Estas 2 características entran en enfrentamiento y se oponen salvo que la concentración de sal sea suficientemente alta para sobrepasar el punto de ebullición mucho más prominente del agua salobre.

Ensayo No.1

Propósito:

Argumentar a los pequeños la teoría de la consistencia de los líquidos a fin de que comprendan por qué razón los elementos flotan en el agua.

¿De qué forma lo hacemos?

Llenemos los tres vasos con exactamente la misma proporción de agua. Para no confundirnos y ver precisamente la diferencia, vamos a marcar todos los vasos.

En el primer vaso agregaremos solo agua, en el segundo agregaremos 1 cucharada y media de sal y en el tercero agregaremos 4 medidas de cuchara de sal.

6 comentarios en «Qué pasa si dejas un vaso de agua con sal al sol»

    1. ¡Vaya! Eso suena bastante sorprendente. Me encantaría verlo en acción. ¿Alguien ha intentado esto? ¿Funciona realmente? ¡Estoy intrigado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *