Saltar al contenido
Inicio » Qué pasa si miro al sol con los ojos cerrados

Qué pasa si miro al sol con los ojos cerrados

Si miras al sol con los ojos cerrados a lo largo de 5 minutos, relajarás la zona ocular, dilatando las venas y estimulando la hipófisis, lo que activa el desempeño de todo el organismo. Esto asimismo provoca que entre mucho más sangre y nutrientes a los ojos.

Bonita fotografía, ¿verdad?

De enorme efecto: una bella puesta de sol mucho más una ramificación un poco especial, que los expertos (oftalmólogos, ópticos, optometristas, ortoptistas y… docentes visuales) van a reconocer inmediatamente. ¡Claro! De este modo hace aparición una retina, esto es, la parte interna del ojo siendo retratada, con la mancha en vez del sol, y la ramificación del sistema vascular (venas y arterias) a su alrededor. Esta fotografía es por supuesto un producto de Photoshop, determinada cosa no existe en la verdad. Naturalmente,… no obstante, hay una experiencia donde puedes ver algo muy afín.

Consecuencias de una mala protección ocular

En verano, en el momento en que pasamos muchas horas al aire libre y al sol, sencillamente sometemos a nuestros ojos a un exceso de radiación ultravioleta (rayos UV) que puede ser amenazante . La exposición a la luz del sol directa a lo largo de considerablemente más tiempo del rigurosamente preciso puede ocasionar sequedad y también irritación ocular, como quemaduras en la córnea.

Los rayos ultravioleta de la radiación del sol tienen la oportunidad de dañar irreversiblemente la retina de los ojos e inclusive ocasionar ceguera persistente; Asimismo tienen la oportunidad de dañar la parte previo de los ojos, ocasionando cataratas, tumores conjuntivales u otras nosologías.

¿De qué forma impedir los riesgos del sol en los ojos?

La protección es la mejor prevención y debe sostenerse a lo largo de todo el año, aun en días anubarrados. Ten presente que hay sitios donde los efectos dañinos del sol son mucho más conocidos. Cuanto mucho más cerca está un país del ecuador, mucho más fuerte es la incidencia del sol. El género de actividad que efectuamos asimismo influye si nos encontramos en la montaña, en el mar, en la nieve o, por servirnos de un ejemplo, sobre una enorme extensión de arena. En estas situaciones, el efecto de la radiación del sol incrementa sensiblemente, así sea por su cercanía al sol, o pues sus rayos son reflejados por una área reflectante.

La mejor prevención es llevar lentes de sol homologadas; esto es, con un filtro del sol conveniente y que, además de esto, cubra bien los ojos. Hay que dejarse asesorar por expertos pues cada actividad necesita un tipo diferente, y dado que unas lentes sean muy oscuras no quiere decir que absorba mucho más los rayos ultravioleta. Siempre y en todo momento aconsejamos argumentar para qué exactamente precisas tus lentes de sol y te aconsejarán cuál es la mucho más correcta para ti.