Saltar al contenido
Inicio » Qué pasaría si no existiera la pesca

Qué pasaría si no existiera la pesca

Aparte de agotar las ciudades de peces, la desaparición de ciertas especies puede perjudicar ecosistemas enteros. La sobrepesca está vaciando los océanos. Los peces mucho más pequeños sirven de alimento a los mucho más enormes, al tiempo que otros cumplen una función reguladora a fin de que otras plantas o corales medren sanos.

Calurosa noche de enero. La playa está desierta. Todo está obscuro. El único destello de luz lo hace la luna, que se refleja en el agua. El sonido ambiental son las olas rompiendo en la playa. Cada vez son mucho más fuertes. La marea empieza a subir. Entonces, un individuo le afirma a otra: «Para mí, el mayor misterio que tiene este planeta es el océano».

¿Qué valor tienen los océanos para la sociedad de la cual formamos parte?, ¿qué sucedería si acabásemos con sus ecosistemas marinos? El 71% de nuestro mundo es océano. En verdad, ahí es donde empezó la vida. Según la Organización de las ONU para la Agricultura y la Nutrición (FAO), los océanos hoy en día tienen el porcentaje mucho más prominente de biodiversidad famosa en el planeta. Esto crea una fuente considerable de alimentos y elementos para el hombre, aparte de actividades de ocio y económicas, entre aquéllas que resalta la pesca.

La atrapa incidental cuesta tiempo y dinero

La atrapa incidental no solo desaprovecha especies, sino más bien asimismo tiempo y dinero. No es atrayente capturar y pescar las especies equivocadas. Clasificar la atrapa necesita mucho más tiempo y trabajo en el momento en que se intercalan pescados que marchan y pescados que no. La sobrepesca trae una mezcla diversa de criaturas, incluidos peces de manera perfecta comibles que, no obstante, se desechan como la clase equivocada, una clase que no funciona bien para ellos. Si se conservaran todos y cada uno de los pescados y mariscos que atrapan y no solo las especies propósito; solo en EE. UU. se podrían producir $4200 millones auxiliares todos los años

Sin control para los navíos chinos

El aparente consenso sobre la necesidad de achicar las atrapas aún no ha servido para acordar que dejen seguir, pero por lo menos abren las puertas a un diálogo que todos y cada uno de los ámbitos piensan primordial. La Fundación Vida Silvestre, mediante Guillermo Cañete, ofrece “integrar la dimensión ambiental y económica a la discusión y reflexión en un contexto de cambio climático”. Pablo Filippo protege pactos sectoriales para llevar a cabo las medidas que regulen los vertidos. El planeta de los negocios incentiva un «esquema de discusión participativa para otorgar retroalimentación sobre los estándares». Y el subsecretario de Pesca, Julián Suárez piensa que el Estado debe “continuar este sendero a través de el panorama, desde las ONG hasta la industria”.

Por otra parte, compañías y autoridades se combaten a un riesgo común que amenaza el estado sanitario de la merluza y otras especies en el Atlántico Sur: la existencia de cientos y cientos de embarcaciones extranjeras, en su mayor parte chinas, que faenan en el límite exterior. de la interfaz continental, esto es, fuera del mar argentino, en aguas de todo el mundo no controladas donde prácticamente no hay leyes que confirmen qué, cuánto y de qué forma pescar.

Ciudades de peces sostenibles

En 1974, el 90% de las ciudades de peces de todo el mundo se consideraban ‘sostenibles’. En 2017, ese número se redujo al 65,8%. Esto se origina por que el consumo mundial de pescado per cápita se ha duplicado desde la década de 1960 y la población humana creció sensiblemente. Mucho más personas en el mundo comiendo mucho más pescado que jamás fué un desastre para los océanos.

En la actualidad, una tercer parte de las ciudades de peces a nivel económico valiosas están sobreexplotadas y, en el sendero, nos encontramos llevando a la extinción a especies que no son peces. Las redes de pesca no discriminan: matan especies extrañas adjuntado con las rebosantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *