Saltar al contenido
Inicio » Qué pasó con el agua potable

Qué pasó con el agua potable

El agua, un recurso que se está agotando por el desarrollo demográfico y el cambio climático. En América Latina, la disponibilidad de agua per cápita ha disminuido un 22 % en los últimos 20 años, y millones de labradores combaten sequías que intimidan sus cultivos y ponen bajo riesgo su supervivencia.

Los conceptos expresados ​​en esta sección no reflejan siempre la línea editorial de Nodal. Tenemos en cuenta esencial que se conozcan pues contribuyen a una visión integral de la zona.

Por Melina Tobias*

¿Cuál representan el futuro del abastecimiento de agua?

Aquastat, el sistema de información sobre el agua de la Organización de las ONU para la Agricultura y la Nutrición (FAO), cree que, en dependencia de la dieta y el modo de vida, se precisan entre 2.000 y 5.000 litros de agua para contemplar agua y saneamiento, y hallar la comida día tras día de un individuo. ¿Qué te dicen estos números?

Según ONU, las conjeturas son que:

Saneamiento

Una vez usada el agua distribuida, es requisito agarrar apropiadamente el agua desechada. Aquí es donde entra en juego la red de saneamiento, formada por cañerías y conductos encargados de agarrar y transportar el agua sobrante y los restos (aguas residuales) desde cada vivienda hasta las plantas de régimen. Su dimensionamiento debe tener en consideración varias cambiantes, como los diámetros de los tramos (capaces de albergar asimismo nuevos desarrollos urbanísticos) o la topografía del lote, para deducir la agilidad habitual en todos y cada tramo o el accionar de la red en el caso de de acontecimientos de urgencia lluvias profundas.

Las novedosas tecnologías asimismo avanzan en este ámbito, ofertando originales técnicas de sensado y modelado de este género de redes, cuya información aportará un enorme valor a la toma de resoluciones en las instalaciones que constituyen la próxima etapa del período integral . .

¡Mira el tráiler de nuestra miniserie reportaje aquí! El Colectivo Água y también Tiempo visita siete elementos importante para la defensa del agua.

Requerimos una acción climática urgente y contundente, debemos dejar el petróleo bajo tierra y seguir hacia una economía limpia, sostenible y equitativa. El gobierno debe respetar los pactos que el país ha adoptado tanto en todo el país como en todo el mundo y que están consagrados en la legislación mexicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *