Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© profeta abre el mar

Qué profeta abre el mar

Dios dividi√≥ las aguas del mar por mediaci√≥n de Mois√©s, seg√ļn las escrituras b√≠blicas.

En el mes de julio, la liturgia nos proporciona las festividades de 2 gigantes figuras b√≠blicas que, por la cercan√≠a de nuestro calendario, me agrada rememorar con ojos de mujer: Nossa Senhora do Carmo y el profeta El√≠as. cuyo nombre significa ¬ęMi Dios es el Se√Īor¬Ľ. ¬ŅQu√© relaci√≥n existe entre la Virgen del Carmen y el profeta del Viejo Testamento?

El Carmelo es una monta√Īa ubicada en la costa mediterr√°nea que divide Israel del mar, no lej√≠simos de la frontera libanesa. Cordillera baja que se prolonga hasta Galilea y llega hasta Nazar√©. Tras su intervenci√≥n frente Yahv√© en pos de la lluvia para la tierra de Israel, devastada por la enorme sequ√≠a, el profeta tuvo una visi√≥n desde lo prominente del Monte Carmelo de la b√≠blica nube, ¬ędel tama√Īo de una mano¬Ľ, que se elevaba desde el mar y se realiz√≥ lluvia y salva la tierra de Israel. M√°s tarde, la nube va a ser interpretada como s√≠mbolo de la Virgen Mar√≠a, Estrella del Mar, Auxilio de los nautas. Una historia de historia legendaria afirma que exactamente la misma Virgen, siendo peque√Īa, visit√≥ a los ermita√Īos en el Monte Carmelo.

Elías oró 7 ocasiones

En la temporada del profeta El√≠as, unos 600 a√Īos tras la historia previo, en la zona de Samaria, las diez tribus del norte padecieron una enorme sequ√≠a causada por algo nuevo: la idolatr√≠a del pueblo (episodios 17 y 18 del primer libro de los Reyes). La situaci√≥n era grave. Pero tras la escena de la desaparici√≥n de los 450 profetas de Baal, El√≠as or√≥ 7 ocasiones por lluvia.

1 Reyes 18:41-45 ‚ÄúEntonces El√≠as ha dicho a Acab: Sube, come y bebe; pues suena como una enorme lluvia. Acab subi√≥ a comer y tomar. Y El√≠as subi√≥ a la cima del Carmelo; postr√°ndose en tierra, meti√≥ la cara entre las rodillas. Y ha dicho a su criado: Sube en este momento y mira hacia el mar. Subi√≥, mir√≥ y ha dicho: No hay nada. Y le ha dicho otra vez: Regresa siete ocasiones. A la s√©ptima vez ha dicho: Hete aqu√≠ una nubecita como la palma a trav√©s de un hombre, que sube del mar. √Čl ha dicho: Ve y dile a Acab: B√°jate de tu carro y baja, no vaya a ser que la lluvia te detenga. Y sucedi√≥ que mientras que √©l hac√≠a esto, los cielos se oscurecieron con nubes y viento; y cay√≥ una enorme lluvia.

¬ŅQu√© relaci√≥n hay entre el Mar Colorado y el √©xodo?

El Mar Colorado es muy conocido por su conexión con la historia del éxodo,* que los israelitas cruzaron en tierra estable una vez que las aguas se apartaron prodigiosamente. Esta vía de escape de los perseguidos era al tiempo la tumba de los perseguidores egipcios (; 14, 21-31; 15, 4; etcétera.: cf).

‘La traves√≠a del Mar Colorado es para nosotros una imagen de bautismo. Pasamos asimismo por las aguas que nos dejan libre y nos dan novedosa vida. Asimismo es un nuevo nacimiento para nosotros, como lo fue para esa localidad’, ha dicho Rodr√≠guez.

Salvados de la esclavitud del pecado

La experiencia del pueblo de Israel representa la purificaci√≥n de su vieja lealtad al pecado en la temida esclavitud egipcia. Asimismo representa una promesa de lealtad a Dios mediante su profeta Mois√©s. Mediante esta experiencia se dedicaron a Mois√©s como su l√≠der (√Čxodo 14:13-16, 21, 22). Vieron su autoridad y escucharon sus normas. Como su ¬ęl√≠der aparente¬Ľ, Mois√©s le dio al pueblo las leyes y requisitos de Dios. En consecuencia, se puede decir que siendo bautizados ‚Äúen Mois√©s‚ÄĚ hicieron un juramento de obedecer a Jehov√°.

Así, el apóstol Pablo recordaba a los fieles de Corinto todo cuanto Dios había proveído para el pueblo de Israel. Asimismo ilustró que los israelitas tenían tantas promesas de salvación a las que aferrarse como la iglesia de Corinto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *