Saltar al contenido
Inicio » Qué se siente al tocar la arena

Qué se siente al tocar la arena

Jugar con construcciones de arena avance sensorial ¿Sentido táctil? Esto hace referencia al sentido del tacto, la presión, la temperatura y la detección de vibraciones de su hijo. Por servirnos de un ejemplo, en el momento en que revela arena que es mucho más cálida al sol y arena que es mucho más fría a la sombra, está ejercitando su sentido del tacto.

Jugar con arena lleva a cabo la imaginación y la imaginación

¡Hay infinitas opciones creativas tratándose de jugar con arena! Puedes proseguir la rutina clásico de crear castillos, fosos, montañas o puentes. Puedes ofrecerle distintas formas. Puedes cambiar la textura de la arena añadiéndole agua. ¡Su hijo puede hacer su pequeño planeta en una caja de arena! Proporciónale herramientas y juguetes como turismos, cubos, zapas o animales a fin de que deje volar su imaginación.

El juego en la arena es buena forma de juego sin dependencia, pero asimismo es una increíble forma de interaccionar con otra gente. En el momento en que los pequeños pequeños distribuyen sus juguetes de arena o cavan un hoyo juntos, no solo están llevando a la práctica capacidades sociales como turnarse y ayudar, sino asimismo están utilizando capacidades de resolución de inconvenientes y lenguaje. Además de esto, ¡lograr una misión juntos te ofrece una enorme sensación de logro que puedes comunicar con amigos!

¿Qué se precisa?

Si tienes el beneficio de vivir cerca de la playa, lo destacado es ir a divertirse en la arena. Jugar al aire libre es una manera natural y muy entretenida a fin de que nuestros pequeños se sientan a gusto en un ámbito relajado, en contacto con la naturaleza, relajados… Puede integrar ciertos utensilios de playa como cubos, paletas, para divertirse con la arena. …

EL JUEGO. SU FUNCIÓN, EL ESPACIO MENTAL

Entre las cuestiones que me hacía en el contacto clínico con los pequeños y sus familias se encontraba conocer los elementos mentales que tenía el niño para enfrentar y administrar las adversidades de su historia diaria, en ocasiones muy complicada y contradictorio.

Estas cuestiones llevan en múltiples direcciones, entre las cuales debe ver con el juego. Sugiriendo viajar, y enseñar en este trabajo el fruto de estas cuestiones.

La comida se encuentra dentro de las primeras ocupaciones exploratorias

Desde los seis o siete meses la estimulación es bastante activa, con lo que comienza a seleccionar elementos y alimentos de distintas texturas, y deja que sus manos exploren. Este ejercicio enriquecerá tu avance neuronal.

La actividad radica en poner al niño en oposición al espéculo, lograr que se mire y animarlo a que se toque la cara. La estudiosa Laura Vásquez ofrece “colorear una manchita roja en la cara. Si al regresar a mirarse en el espéculo el bebé se toca donde lo pintaste, quiere decir que ahora reconoce su imagen. En todo caso, y si bien no se toque la marca llevada a cabo, de alguna forma el bebé ahora intuye que el reflejo puede ser su imagen”.

Avance motor

Los pequeños y pequeñas de la playa corren por la arena, se levantan, se sientan, cargan cubos de agua… Todo ello hace más fuerte sus músculos. No solo hace más fuerte la movilidad gruesa (músculos, fuerza, saltos) sino asimismo trabaja la movilidad fina, usando zapas y rastrillos, o al efectuar distintas creaciones, ejercitando de este modo su coordinación motriz. Además de esto, caminar o correr sobre la arena asimismo hace más fuerte los pies y los tobillos, tal como los músculos de las piernas.

En el momento en que los pequeños juegan con arena, se implican de lleno en el juego simbólico y crean castillos mágicos, puentes, viviendas, caminos o pozos. Todo ello lleva a cabo su imaginación, en tanto que tienen la capacidad de inventar una cantidad enorme de historias y poner nombre a sus fabulosas creaciones. Las opciones de jugar en la arena son casi sin límites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *