Saltar al contenido
Inicio » Qué significa achicar en náutica

Qué significa achicar en náutica

Drenaje: Obtener agua de un barco, embarcación o presa, a través de bombas u otro trámite.

Es un verbo transitivo activo que tiene el concepto de achicar el tamaño, volumen o aptitud de algo, haciéndolo aproximadamente pequeño. (En náutica) sacar, obtener o achicar agua en embarcaciones, minas, en canales o diques.

En su etimología, esta palabra está formada por el prefijo «a» del latín «ad» cercanía, el substantivo «chaval» y el sufijo flexivo «ar» del infinitivo de los verbos.

Contenidos

¿Qué es una fuga?

Una fuga se encuentra dentro de las mayores urgencias que nos logramos hallar dentro y se genera en el momento en que se crea una entrada de agua a través del casco del barco. Si bien no en todos los casos hace secuelas mortales, es singularmente arriesgado en la situacion de embarcaciones pequeñas, singularmente de recreo, cuyas bodegas tienen poca aptitud.

A veces se puede ocasionar una inundación facultativa para eludir la pérdida de la embarcación, que se genera al extinguir un incendio que no tenemos la posibilidad de supervisar, por poner un ejemplo en el vano motor: en un caso así se abren las puertas con grifos de fondo y se transporta la barca a poca agua para vararla.

Bombas manuales

Las bombas manuales son el modelo mucho más clásico y se acostumbran a usar como sustituto en el caso de fallo de las electrobombas, o como asistencia agregada en el caso de tormenta.

Comunmente, un barco emplea eminentemente bombas de achique eléctricas, que forman una sección fundamental del equipo del barco. Estas bombas se ponen en la bodega, que es la parte por donde entra el agua al casco. En la mayoría de los casos, las electrobombas mucho más modernas están diseñadas para filtrar la mugre que se logre arrojar al mar.

Hablaremos de esto, de esa cualidad precisa que debe tener todo barco para no perder agua, no solo por sus costuras (juntas entre tablas, soldaduras entre láminas, ósmosis en fibra botes, etcétera. ) sino más bien asimismo por los complementos y aberturas que tiene cada bote.

  • Escotilla. Debe poder cerrarse en el momento en que se navega en mares agitados. Comunmente, con buen tiempo tiende a estar abierto, pero con mal tiempo es un espacio donde puede ingresar mucha agua en el camarote de la embarcación.

  • Escotillas. Todos y cada uno de los ubicados en la proa de la cabina del buque habrán de estar bien cerrados en cualquier condición de navegación, puesto que un oleaje imprevisto puede ocasionar graves crecidas de agua. Los de popa son menos susceptibles a la entrada de agua, si bien debemos vigilarlos con atención y estar dispuestos para cerrarlos frente cualquier amenaza de salpicadura.

  • Puertas. Es indispensable cerrar los ojos de buey ubicados en el casco, puesto que van a estar muy cerca de la área flotante. Los ubicados a los lados del camarote asimismo tienen que sostenerse cerrados por precaución, si bien si las condiciones del mar son buenas, se tienen la posibilidad de sostener libres para ventilar el camarote.

  • Mangos. Si la embarcación los transporta, comunmente van a estar orientados en el sentido de la marcha y ahora vienen montados en su caja dorada a fin de que no entre agua dentro de la embarcación. Sin embargo, en el caso de mar gruesa, tienen que orientarse hacia la popa para eludir que el oleaje introduzca agua en el interior.

  • Imbornales. Siempre y en todo momento han de estar libres de cualquier cuerda, plástico, papel, etcétera., que logre obstruirlos. Si los imbornales de la cabina no desagotan bien, corremos el peligro de anegar la cabina por la escotilla o los baúles.

  • Grifos o válvulas de fondo. El talón de Aquiles de varios navíos. Un grifo inferior que no cierra adecuadamente es una bomba de relojería. Cualquier separación en la manguera que está conectada o una fuga inopinada en el sistema puede ocasionar una inundación grave. Por este motivo, es conveniente revisarlos periódicamente y revisar que no estén agarrotados. Asimismo las conexiones de los cilindros o mangueras han de estar en estupendas condiciones.

  • Bocina del eje del motor. Otro rincón donde el agua frecuenta ingresar en varios navíos. Esencial comprobar el prensaestopas frecuentemente y apretarlo si es requisito. En los sistemas hidráulicos, revisar periódicamente el nivel de aceite o grasa.

  • Bombas de achique. Es el último eslabón de la cadena de elementos a comprobar. Si la bomba de desagüe no marcha apropiadamente o está obstruida, entonces tendríamos un inconveniente grave pues no podríamos vaciar el agua mandada gracias a una inundación. Por este motivo, es recomendable revisar que la bomba drena adecuadamente con una cierta continuidad. Si bien estemos comentando de un barco al que raras veces le llega agua, ocasionalmente tenemos la posibilidad de vaciar un cubo de agua en la bodega para revisar que la bomba marcha adecuadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *