Saltar al contenido
Inicio » Quién creó la sal

Quién creó la sal

Historia de la sal: primeras referencias La utilización de la sal como alimento se remonta a la temporada del emperador chino Huangdi y se remonta por año 2670 d.C. Entre las primeras salinas verificadas para el consumo humano está en el norte de la provincia de Shanxi, en un espacio lleno de montañas y lagos salobres.

Provecho y peligros

La sal es mucho más que un condimento que destaca el gusto de los alimentos, es más que nada un mineral fundamental para la vida, en tanto que el cuerpo lo precisa para marchar bien.

Este mineral asistencia al organismo a estar bien equilibrado, ingresando agua en las células; es primordial a fin de que el sistema inquieto transmita impulsos al cerebro y para la relajación muscular, entre muchas otras cosas.

Historia de la sal: primeras referencias

La utilización de la sal como alimento empieza en la temporada del emperador chino Huangdi y se remonta al 2670 a. Entre las primeras salinas verificadas para el consumo humano está en el norte de la provincia de Shanxi, en un espacio lleno de montañas y lagos salobres. Es realmente posible que el sol de verano evaporara el agua de los lagos y la población se dedicase a agarrar los cristales de sal de la área. Las primeras extracciones de sal por procesos elaborados se remontan a la dinastía Xia en el 800 aC. A lo largo de este tiempo, el agua de mar se ponía en vasijas de barro expuestas al fuego hasta el momento en que se conseguían los cristales de sal por evaporación.

En Occidente se han encontrado momias preservadas en las arenas salinas de los desiertos egipcios que datan del año 3000 a.C. Los usos que se hacían en el Viejo Egipto incluían ritos culinarios y funerarios. La sal egipcia procedía de las salinas solares ubicadas cerca del delta del Nilo, pero asimismo del comercio entre los puertos de las primeras etnias mediterráneas, singularmente Libia y Etiopía. Los egipcios ahora eran expertos en la exportación de alimentos crudos, pero merced a la sal y sus características conservantes, lograron agrandar el número de modelos alimentarios comercializables, transformándose en los primeros exportadores de pescado salobre de la antigüedad.

Origen de la sal

Para el hombre primitivo, guardar sal era una misión irrealizable en muchas unas partes de la tierra. Afirma el viejo poeta heleno Homero en su obra La Odisea, allí por el siglo VIII a. C., que varios pueblos del interior jamás habían visto el mar y no empleaban la sal por el hecho de que no sabían dónde lograrla. Como se conoce, fue irreconocible para bastantes pueblos amerindios: fueron los españoles quienes lo introdujeron en América y lo propagaron entre ellos.

Azúcar y acumulación de capital

El azúcar del trópico americano, arguye Galeano, «aportó un enorme impulso a la acumulación de capital para el avance industrial de Inglaterra, Francia, Holanda y asimismo los USA, al tiempo que paralizaba las economías del Noreste brasileiro y de las islas del Caribe y sellaba la ruina histórica de África.El comercio triangular entre Europa, África y América tenía como eje primordial el comercio de esclavos con destino al azúcar. Nuestro Adam Smith afirmaba que el hallazgo de América “elevaba el sistema mercantil a un nivel de esplendor y gloria que de otra forma jamás habría alcanzado”, recuerda Galeano.

La esclavitud de america fue de esta forma “la mucho más excelente motor de acumulación del capital mercantil europeo», y esta acumulación resultó ser «la primera piedra sobre la que se edificó el enorme capital industrial de la temporada moderna». poraneidad». Entre los tiempos del siglo XVI y los estertores del XIX, “múltiples millones de africanos, no se conoce cuántos, cruzaron el océano; Se conoce, eso sí, que eran considerablemente más que los inmigrantes blancos, venidos de Europa”. Ellos «limpiaron los bosques, cortaron y molieron la caña de azúcar, plantaron algodón, cultivaron cacao, cosecharon café y tabaco, y rastrearon los lechos de los ríos en pos de oro». De ahí que afirma Galeano que “merced al sacrificio de esclavos en el Caribe nacieron la máquina de James Watt y los cañones de Washington”.

COMERCIO Y RUTAS DE LA SAL

Los humanos prehistóricos descubrieron los yacimientos de sal siguiendo los caminos libres por los animales que iban en pos de lameduras. Como se conoce, para bastantes mamíferos, la sal es como un caramelo, que lamen con entusiasmo para equilibrar sus escenarios de sodio. Adjuntado con otros elementos naturales, la sal ha condicionado los asentamientos humanos desde la antigüedad, concentrando ciudades en los sitios donde podían abastecerse, tal como durante las sendas por las que la transportaban. Con la apertura a la navegación, las sendas marítimas dejaron repartirlo a los sitios donde hacía falta.

Los mercaderes helenos y fenicios introdujeron la sal en la Península Ibérica en el siglo V a.C. Aparte del pescado salobre, entre los artículos mucho más exportados a Atenas fue la salsa de pescado llamada «garum», desarrollada con supones de pescado salobres y fermentadas; Era un producto costoso y varios alimentos se condimentaban con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *