Saltar al contenido
Inicio » Quién fue el peor pirata

Quién fue el peor pirata

¿William Kidd era un pirata o un corsario? La verdad es que se conoce como el «peor pirata de la historia», pero lo que tuvo este hombre fue mala suerte. Este corsario de Guillermo III de Inglaterra fue ahorcado en 1701 por piratería.

La saga Piratas del Caribe es inseparable de su personaje principal, el Capitán Jack Sparrow. Interpretado por Johnny Depp, es un pirata tan entrañable como torpe, poseedor de modales educados y cuyo talento sobrepasa con creces la presunta crueldad.

Como es natural, la ficción es solo eso… ficción, y no posee por qué razón parecerse a la verdad. Pero lo cierto es que los piratas tan benevolentes como Sparrow eran pocos. Mucho más bien sucedió lo opuesto. En esta galería te exponemos los mucho más conocidos de la historia. Y ciertos de ellos se hicieron legendarios por su excesiva crueldad.

Barbanegra

En Supercurioso, una vez contamos quién era Barbanegra. Pero la verdad es que es un personaje tan poderoso y también atrayente que es, indudablemente, entre los piratas mucho más temidos de la historia. De origen inglés, su auténtico nombre era Edward Thatch. Debe su alias a la peculiar barba extendida y negra que definía su fachada. Entre sus primeros ataques está la atrapa de un barco español que viene de La Habana, Cuba, tal como otros que proceden de las Bermudas y Madeira.

Las diez mejores piratas femeninas

1. William Kidd (1645 – 1701)

“Capitán Kidd” nació en Escocia en 1645. Se conoce que William Kidd consiguió un injusta reputación como pirata, puesto que, para la temporada, sus hazañas eran menos destructoras y rentables que las de varios piratas de la temporada. Diríase que Kidd actuaba solo como corsario, pero aún se le recuerda como un pirata despiadado y sanguinario.

¿De qué forma logró William Kidd el respetado título de «peor pirata de la historia»? Es simple, comportándose como un marinero franco.

William Kidd fue inicialmente un corsario de Guillermo III de Inglaterra, o eso creía, hasta el momento en que fue juzgado por piratería.

En los siglos XVI y XVII, los corsarios gozaron de un éxito comercial en el mundo entero. Los navíos privados eran navíos de guerra de propiedad privada, pero tenían permiso del gobierno para agredir navíos contrincantes y esto les forzaba a comunicar cualquier botín con el gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *